Jerusalén, una ciudad en medio de un largo conflicto

Jerusalén ha sido por cientos de años una ciudad santa para varias religiones, razón por la que es el centro de uno de los conflictos más largos del planeta, siendo ocupada en la antigüedad por judíos, musulmanes y cristianos.

Israel reclama a toda Jerusalén como su capital tras quitarle la parte este a Jordania en la Guerra de los Seis Días, de 1967, en lo que llamó una “reunificación”. Una ley definió en 1980 Jerusalén como capital “eterna e indivisible” de Israel.

Sin embargo, los palestinos reclaman el sector este de la ciudad como la capital de un futuro Estado independiente. Estas demandas están en el centro del largo conflicto entre israelíes y palestinos.

El conflicto se centra principalmente en la Ciudad Vieja, que alberga los lugares religiosos más importantes de Jerusalén para judíos, cristianos y musulmanes.

Jerusalem

En concreto, en un complejo referente para judíos y musulmanes. Es conocido por los judíos como Templo del Monte, el punto donde se levantaban hace miles de años los templos judíos bíblicos y es el lugar más sagrado de la religión. Para los musulmanes, el mismo lugar es la Explanada de las Mezquitas, donde se encuentran la mezquita Al Aqsa, el tercer lugar sagrado del culto, y la dorada e icónica Cúpula de la Roca, lugar desde donde, según la creencia musulmana, el profeta Mahoma ascendió a los cielos

En la Ciudad Vieja también está el Santo Sepulcro, el santuario más importante del cristianismo, construido en el lugar donde, según la tradición, Jesús fue crucificado y sepultado.

Israel controla la ciudad y la sede de su gobierno está allí, la anexión de Jerusalén Este no está reconocida por la comunidad internacional, que sostiene que el estatus de la ciudad debe decidirse en una negociación entre Israel y Palestina.