Prepárese para vivir un Black Friday sin complicaciones

El sector de productos de consumo y venta al por menor se está convirtiendo en un negocio donde el consumidor tiene más control en sus decisiones. Debido a ello, cuando hablamos de promociones, ofertas y descuentos como las que se avecinan con el Black Friday, las reglas deben ser claras.

De acuerdo con María del Mar Herrera, especialista en Derecho de Consumo, Publicidad y Litigio de EY Law, el consumidor tiene una serie de derechos que deben ser contemplados por las empresas al momento de lanzar una promoción.
Entre ellos, el consumidor tiene derecho a la protección de sus intereses patrimoniales, de salud y de seguridad, de forma que la promoción no vaya a lesionar ninguna de estas áreas.

También tiene derecho a recibir información clara, veraz y completa de la promoción en la que estará participando, cumpliendo a cabalidad con la legislación del país.

Esto obliga a las empresas a establecer de forma muy específica las mecánica tanto de la promoción, como la de reclamos en caso de que se presenten, además de los términos, condiciones, restricciones, plazos de vigencia y detalles del beneficio, ya sea promoción, oferta, precio especial o sorteo.

El consumidor tiene derecho a ser informado y educado sobre todos los productos que están a la venta y de sus derechos, de forma que le permitan tomar decisiones concienzudas de consumo.

Años atrás, muchos comerciantes -especialmente los más pequeños- tenían la percepción de que el mundo de Internet era un mundo paralelo en el que las regulaciones de protección al consumidor no debían cumplirse o al menos, no con la rigurosidad que se aplican al realizarse transacciones o publicidad, en otros medios más tradicionales.

Sin embargo, muchos países están experimentando cambios en su normativa según las cuales, las transacciones por medios electrónicos cuentan con al menos la misma tutela que las transacciones tradicionales. Por ejemplo, el 25 de octubre del presente año entró en vigencia en Costa Rica, la nueva normativa emitida por el Ministerio de Economía, Industria y Comercios que regula tanto el comercio como la publicidad en medios electrónicos.

“Con base en lo anterior es fundamental que los comerciantes realicen una evaluación concienzuda de la forma en que están realizando sus transacciones y promociones por medios electrónicos, así como la forma en que están publicitando en dichos medios, para que ejecuten los ajustes pertinentes”, resaltó Herrera.

La especialista recomienda a las empresas, revisar sus contratos, políticas de privacidad, términos y condiciones, así como otros documentos aplicables a transacciones, suscripciones, utilización de páginas web, entre otros, de forma tal que cumplan con lo establecido en la ley y, en caso de ser necesario, las ajusten a las actualizaciones de cada país.

Caso contrario, se podrían ver expuestos a contingencias importantes que afecten su reputación y su negocio.