Impagos asfixian a Venezuela que debe $ 150.000 millones

El panorama económico en Venezuela muestra un peor escenario para los próximos días, para lo que queda de este año y el próximo. El incumplimiento de pagos de su deuda tiene al país al borde de un default por el vencimiento de millonarios valores este fin de semana.

La compañía estatal de electricidad de Venezuela incumplió el pago de los intereses de un bono por $ 650 millones tras expirar un periodo de gracia de 30 días otorgado por la firma fiduciaria Wilmington Trust.

Ayer también venció el plazo de 30 días que la estatal petrolera PDVSA tenía para pagar unos $ 81 millones que estaban pendientes por los intereses a principios de octubre de su bono PDVSA 2027.

El país petrolero, que enfrenta una profunda crisis económica con escasez y altísima inflación, también tiene hasta este lunes para cancelar $ 200 millones más en intereses de otros títulos, que están pendientes de pago desde octubre.

El presidente Nicolás Maduro cuando celebró el triunfo en las elecciones de gobernadores de octubre pasado.

En lo que queda de 2017, en total, Venezuela debe cancelar de $ 1.470 millones a $ 1.700 millones en intereses de bonos. El año próximo deberá pagar unos $ 8.000 millones. Las reservas de Venezuela son de $ 9.700 millones.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) también indicó que los valores de saldos vencidos e impagos llega a $ 6,5 millones.

El gobierno de Nicolás Maduro convocó el próximo lunes a una reunión entre miembros de la Comisión Presidencial y los tenedores de bonos para “reestructurar y refinanciar” la deuda de unos $ 150.000 millones.

Una renegociación “de la deuda tiene bastantes obstáculos. El escenario más posible es un eventual default”, comentó Andrea Saldarriaga, analista para América Latina del centro Atlantic Council.

Las sanciones que impuso Estados Unidos a Venezuela en agosto impiden que el Gobierno recurra a fuentes externas de capital y que inversionistas norteamericanos negocien la deuda venezolana.

“Eso dificulta llegar a un acuerdo con sus acreedores”, opinó Saldarriaga. El 70% de los tenedores de bonos son estadounidenses y canadienses.

En su último informe, el Fondo Monetario Internacional (FMI) indicó que Venezuela está “inmersa en una grave crisis económica, humanitaria y política, sin solución a la vista”.

Pero Maduro ve salvavidas en sus aliados China, al que Venezuela adeuda unos $ 28.000 millones, y Rusia, que está por firmar un acuerdo para reestructurar unos $ 3.000 millones de los $ 8.000 millones que le debe Caracas.

ONU analiza crisis

EE.UU. espera que una reunión convocada este lunes sobre Venezuela allane el camino para impedir que la crisis se convierta en una amenaza a la seguridad. La embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley, dirigirá la reunión informal del Consejo de Seguridad que discutirá la crisis en Venezuela, y que en su opinión puede empeorar aún más con la declaración de un eventual default de su deuda. (I)

Dudas sobre pagos
Expertos advierten que en caso de refinanciación (canje de bonos) o reestructuración (obliga a los acreedores a aceptar nuevos términos), el Gobierno debe mostrar un plan de reformas. “Garantías de con qué va a pagar”.

A largo plazo, las consecuencias financieras agravarían el descontento social y potencialmente debilitarían el apoyo interno al Gobierno.
Risa Grais-Targow, directora para América Latina de Eurasia Group.