El caso chino: implicaciones en nuestro diseño institucional

Magnitud del problema. Una medida del problema del caso del cemento chino es la posible pérdida de varios millones de dólares de fondos públicas. Otra es la disfuncionalidad del diseño del Estado costarricense que ha agotado su capacidad de generar bienestar social.

Pérdida de la visión estado de nuestros gobiernos. Con un liderazgo frágil de la Administración Solís Rivera, es frecuente oír al presidente decir que “ha respetado la independencia de tal institución” o cuando plantea sus confusas estrategias focalizadas en el “Gobierno Central”. Se ignora lo que es evidente: que, si queremos desarrollo, hay que movilizar en la dirección apropiada todos los recursos del Estado y no solo los del GC que suman poco más de un tercio del total. Según el presupuesto 2015, esos recursos son más de ¢22 billones, equivalentes al 77% del PIB nacional. Y, eso, es mucho dinero

Los determinantes del desarrollo están en todo el Estado. Aunque sea obvio, nótese la importancia de los aportes, fuera del Gobierno Central, a nuestro bienestar: energía, salud, educación superior, seguridad, infraestructura, para mencionar algunos pilares. La administración que no entienda su función en la conducción de las instituciones descentralizadas, las empresas públicas y el régimen municipal, no podrá lograr un impacto importante, porque ignora servicios y recursos esenciales y cuantiosos.

La banca pública debería ser un eje crítico de nuestro desarrollo. Fue creada con fines sociales, que se pierden cuando nos encontramos con los casos del cemento chino y de Yamber. En ambos casos se privilegia el gran interés particular y se ponen en riesgo cuantiosos recursos públicos (y privados). Se dice que no hay daño o riesgo para la estabilidad del BCR. Pero se ignora que la banca pública tiene un sentido social, que no se cumple cuando vastas cantidades de recursos se destinan a fortalecer la riqueza de unos pocos privilegiados y no de la mayoría de los sectores medios.  Ello sin perjuicio de la seguridad propia de toda operación bancaria.

¿Cuáles instituciones han sido afectadas por el “cementazo”. Un editorial de La Fragua identifica varios: 1) el Poder Ejecutivo, donde se centra el tráfico de influencias; 2) el congreso, en el que los sus propios diputados fueron centro de ese tráfico; 3) la prensa que ha sido el principal medio de denuncia; 4) el Poder Judicial que ha mostrado sus debilidades éticas y operacionales; 5) El Tribunal Supremo de Elecciones, que pide a la población tomar una decisión electoral informada, que ignora la base estructural del problema político/institucional; y, 6) la población que aumenta su sentimiento de enojo contra el sistema.

¿Cómo asegurar el cumplimiento de las finalidades de la banca pública? La banca pública es un componente particularmente complejo y especializado del Estado. El tema central es el inadecuado modelo de gestión pública que será objeto de análisis en otro “Cor-ticos”. Sin embargo, en el plano de la institucionalidad pública, es fundamental que forme parte de la estrategia de desarrollo del gobierno e incluso que los excedentes se le devuelvan a la población, que son sus “accionistas” (opciones: ver AQUI).