Corticos…inconsistencias, dudas y medias verdades

El caso del cemento chino. Involucra una inversión de $20 millones, hecha por el empresario Sr. Juan Carlos Bolaños para importar cemento chino, ya usado en el dique de Nosara. La cuestión central del caso es la participación originada en la casa presidencial, del Ministerio de Economía, la Comisión Nacional de Emergencias, el congreso y, en especial, del diputado Morales Zapata, de selección personal del presidente Solís, a quien ha distinguido con su confianza y amistad.

El cemento chino. Las primeras dudas resaltan por la facilidad que el Sr. Bolaños ha tenido para reunirse con el presidente Solís 6 o más veces. El tema central es que el reglamento restringe, por su cláusula de caducidad, la importación de cemento chino. Don Luis Guillermo explica que su interés en el caso es para abrir el “duopolio” que ejercen dos empresas y, además, que no puede negarse a recibir a ningún ciudadano en la Casa Presidencia.

Las dudas: ¿es tan fácil conseguir una reunión con el presidente Solís? Si así fuera, las colas de la Casa Presidencial serían más largas que las de la CCSS y el presidente no tendría tiempo para atender los problemas más agudos del gobierno. Por otra parte ¿debería el presidente tomar la iniciativa de abrir el “duopolio” bajo presión de una parte interesada, el Sr. Bolaños? ¿Por qué no lo ha hecho con varios monopolios o cuasi-monopolios, por ejemplo, con el más delicado del arroz, producto de extenso consumo popular?

Tema viejo. En abril 2015 surge la negativa de usar el cemento chino importado por el mencionado empresario Juan Carlos Bolaños en el dique de Nosara. Con ese motivo el entonces ministro de la presidencia (Sr. Melvin Jiménez) preside una reunión en la que participan el Sr. Iván Brenes, director de la Comisión Nacional de Emergencia (CNE); una asistente suya; el ministro de economía, Sr. W. Ramos; el diputado de mayor confianza del presidente Solís, Morales Zapata; y, Bolaños con su abogado ¿Qué hacía el Sr. Brenes discutiendo un contrato en el Ministerio de la Presidencia con presencia de Bolaños y su abogado? ¿Qué hacía el diputado Morales Zapata? ¿Cuáles fueron las consecuencias?

Acontecimientos relacionados con esa reunión. La decisión administrativa de no usar el cemento chino en Nosara se produjo el 10 de abril y la reunión antes mencionada se produce 3 días después. Luego, 5 días después, el Ministerio de Economía da luz verde al uso del cemento chino ¿Es extraño tal nivel de eficiencia, para un Estado en el que las decisiones se eternizan? ¿Hubo tráfico de influencias?

¿Tema ético o legal? La participación en todo este proceso del diputado Morales Zapata ha sido muy visible. Parece difícil explicar su presencia en la reunión convocada por el exministro de la presidencia, Sr. Jiménez, como inapropiada también es la del Sr. Brenes, director del CNE. Pero luego surgen dudas por unas posibles vacaciones gestionada por el Sr. Bolaños, a través de uno de sus asociados ¿Quién pagó 3 o 4 mil dólares de esas vacaciones? La pregunta adquiera mayor relevancia cuando el Sr. Iván Brenes declara bajo juramento, que el diputado Morales Zapata lo llamó en relación con un pago atrasado al Sr. Bolaños. La posibilidad del tráfico de influencias adquiere mayor fuerza.

Reacción tardía del PAC. Con excepción de la intervención cristalina del diputado y fundador del PAC, Don Ottón Solís, otros miembros han mantenido un “prudente” silencio. Ahora la declaración del Sr. Brenes, director de la CNE, todo se alborotó. El precandidato Carlos Alvarado, la presidente del Comité Ejecutivo, Sra. Margarita Bolaños y algunos diputados piden la separación de Morales Zapata de la fracción legislativa. Mucho silencio precedió a pesar de las evidentes dudas que se vienen ventilando desde hace rato.

Dejamos para el siguiente Corticos dos préstamos bancarios del BCR a J. C. Bolaños y a Coopelesca. ­