¿Cuál es la Venezuela que le gusta al Frente Amplio?

Según un matutino, 4 miembros de la “nueva” Asamblea Constituyente de Venezuela visitarán al país, como huéspedes del Frente Amplio o de algunos de sus diputados ¿Cuál es esa Venezuela que les gusta a los miembros del Frente Amplio, opuesto sistemáticamente a las iniciativas de solidaridad con ese noble pueblo, hoy sujeto a vejámenes y arbitrariedades de la cúpula chavista? Veamos.

La pobreza alcanza, según la Encuesta sobre Condiciones de Vida, Encovi, el 82% de la población venezolana. La mitad de la población se encuentra en pobreza extrema. La inflación es posiblemente la más alta del mundo, según la misma fuente de 127,8%. Estas son cifras de fuentes independientes, porque las cifras oficiales no existen o son manipuladas por el Gobierno.

La economía ha sido destruida y la capacidad para generar riqueza es mínima. Ha habido un proceso arbitrario de expropiación generalizada que, en manos del Estado no produce o produce muy poco. La carencia de productos esenciales es casi total, como lo demuestran los vacíos anaqueles de los pocos supermercados que se mantienen operando. Hay una dependencia cercana al 100% de los ingresos que genera la industria petrolera. Pero, de nuevo, en manos del Estado cada vez produce menos y las exportaciones a sus principales países consumidores, especialmente China y Rusia, lo reciben como pago por sus enormes deudas. Estados Unidos es uno de los pocos países cuyo consumo de petróleo venezolano se paga en efectivo. Es tal vez por eso que Maduro aportó medio millón de dólares para las actividades asociadas con la toma del poder por parte del presidente Maduro. Esta válvula de dólares podría cerrarse en un futuro cercano.

El movimiento migratorio está en franco crecimiento y es fuente de destrucción de la familia venezolana. Lo impulsa las violaciones de los derechos humanos, la persecución de opositores al régimen y, el encarcelamiento de políticos, caracterizados por el régimen como traidores de la patria. Solo en semanas recientes se estima que han salido por Cúcuta, ciudad fronteriza colombiana, más de 150 mil venezolanos. Esta ciudad es también principal proveedor de productos básicos para quienes viven en la región fronteriza. Costa Rica es un receptor pequeño de ese movimiento migratorio. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), para el 2015 habían salido de Venezuela 606.281 personas, mientras que el Banco Mundial sitúa esta cifra en 655.400 a través de su iniciativa Knomad. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), se asegura que se ha presentado un aumento del 8.828% en el número de solicitudes de asilo por parte de venezolanos. La migración es el resultado de la pérdida de libertades políticas, de la persecución e incluso el encarcelamiento de quienes piensan distinto del régimen, que hoy supera al 80% de la población.

La institucionalidad demócrata ha dejado de existir. Maduro, Cabello, miembros de la cúpula militar y los cubanos controlan la totalidad de las instituciones públicas, en total sumisión de los caprichos oficiales. La esencial función de importación de productos básicos, como en Cuba, están en manos del ejército. De esa forma se crea un grupo de privilegio en el que la escasez crónica no afecta a la estructura militar, una forma de chantaje político para conservar su apoyo a las arbitrariedades del régimen. Se estima que hoy la estructura militar es el principal andamiaje por el que pasa el 80% de la droga producida en Sur América.

¿El Frente Amplio en favor de la no intervención? Es la excusa hipócrita que el Frente Amplio ha usado para negarse a apoyar a las declaraciones oficiales, de parte de la presidencia y del congreso ticos, en solidaridad con los sufrimientos del pueblo venezolano. Es hipócrita porque Venezuela es hoy un país intervenido por la masiva presencia de cubanos, que se encuentran en el ejército, en el gobierno y en el sistema educativo, principal herramienta cubana para “crear” ciudadanos afines a la verdad oficial “La intervención de Cuba en Venezuela es abrumadora. Hay allí miles de militares cubanos, incluyendo 3 generales, 12 coroneles y tenientes coroneles, 6 capitanes de fragata y otros 25 oficiales de distintas graduaciones. También intervienen 4,500 soldados de infantería en 9 batallones, uno de ellos acantonado en Fuerte Tiuna, el corazón militar del país” según el sitio online venezolano “Q’Pasa en Venezuela”. Coherente con la teoría de la conspiración, el Frente Amplio está contra la intervención del imperialismo yanqui, pero no le molesta la masiva intervención cubana.

La Asamblea Constituyente busca dotar de un marco institucional a la dictadura, seguro siguiendo el modelo cubano que, de alguna forma ya opera en la organización política venezolana. La Asamblea Constituyente es parte del asalto a la democracia venezolana, de la cual queda poco o nada. Para empezar, se sustenta en un fraude electoral, denunciado por quienes aportaron el software empleado y cuestionado por simple aritmética: no existe en el padrón electoral los votos necesarios para justificar los 8 millones de votantes que validó el Consejo Electoral, una institución dominada por el régimen.

Además, se hizo con violación de la Constitución chavista, adoptada con apego a los procedimientos democráticos. Si usted, amigo lector, piensa que una constituyente es un asunto serio, de amplio debate, vea como se aprueban las propuestas del régimen. La Sra. Delcy Rodríguez, anterior ministra de asuntos exteriores, hace las propuestas que recibe de la cúpula gobernante y todos los constituyentes, absolutamente todos, levantan la mano en aprobación y luego aplauden su decisión unánime. Es, simplemente, una caricatura de constituyente. Además, contrario a la naturaleza de una institución de tal seriedad, se ha constituido en el único poder de la República y en una herramienta para perseguir o encarcelar a quienes se oponen al régimen. Su principal aporte, en el corto plazo es, a través de la comisión de la verdad, es descalificar a la oposición que ha venido manifestándose en contra del régimen. De modo que la camarilla gobernante, a pesar de tener la oposición del 80% de los venezolanos, ganarán las elecciones que pronto se llevarán a cabo para nombrar gobernadores. Otro asalto violento contra la democracia.

El frente amplio ha sido coherente en su apoyo a movimiento antidemocráticos. Se ha negado a apoyar las iniciativas de solidaridad con el pueblo venezolano, originadas por nuestro gobierno y por el congreso. Como hemos dicho, se apoya en el argumento del respeto a la soberanía de los países, pero no le importa la masiva intervención cubana, totalmente integrada a la dictadura y, posiblemente, principal motor para institucionalizarla en un proceso fraudulento, ilegal y con franco irrespeto a la Constitución impulsada por el difunto comandante Chaves ¿Tiene el Frente Amplio algún compromiso con la democracia? ¿Qué piensa usted, amigo lector?