Costa Rica está por encima del promedio mundial de diabéticos

Diabetes - AlimentacionLa Federación Internacional de la Diabetes afirma que en el mundo 415 millones de personas padecen diabetes en el mundo, esto equivale a 1 de cada 11 personas; sin embargo en Costa Rica, 1 de cada 10 padecen esta enfermedad. La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) afirma que esto genera 1.215 consultas diarias y 104 atenciones diarias de pacientes por complicaciones.

Un total de medio millón de ticos son diabéticos y de ellos más de 15 mil fueron diagnosticados en los últimos doce meses. De acuerdo con la CCSS esta cifra también crece al 6% anual.

“La diabetes es una epidemia mundial invisible, a nivel internacional 1 de cada 11 personas padece de diabetes. En el 2040 esta cifra va a alcanzar 642 millones, pero tal vez lo que más preocupa es que el 46,5% de las personas que padecen no están diagnosticadas” afirmó la Doctora Eugenia Benzaquén, Gerente Médica de enfermedades metabólicas de Janssen Centroamérica.

Una de las principales condiciones asociadas con la diabetes es la obesidad y el sobrepeso. De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, en la región existen aproximadamente 53 millones de personas obesas.

La diabetes tipo 2 es el tipo más común y representa el 90% de los casos. Es una enfermedad crónica y progresiva. Afecta la capacidad del organismo para metabolizar el azúcar (glucosa) y se caracteriza por la incapacidad del páncreas para satisfacer la demanda de insulina del organismo. Se manifiesta cuando el cuerpo no produce suficiente insulina o las células no reconocen la que produce.

A pesar de que más de la mitad de hombres y mujeres son obesos al inicio o aparición de la diabetes, ésta, en muchos otros casos, se diagnostica en individuos no-obesos. Así mismo, muchas personas que presentan obesidad podrían nunca desarrollar diabetes tipo 2.

Para las personas diagnosticadas con diabetes, ganar peso es un efecto secundario común en las personas que reciben insulina. Cuando se recibe insulina, la glucosa es capaz de entrar a las células y los niveles de glucosa en la sangre disminuyen. Esta es la meta terapéutica deseada. Sin embargo, si el número de calorías que se ingieren es mayor al necesario para mantener un peso adecuado y además hay un mínimo nivel de actividad física, las células obtendrán mayor glucosa de la necesaria. La glucosa que las células no necesitan se acumula en forma de grasas.

En cualquier caso, controlar nuestro peso no sólo es posible, sino parte importante y sustancial de un plan de manejo de diabetes.

El cambio más desafiante en el estilo de vida para las personas que viven con diabetes tipo 2 es comer balanceado y practicar regularmente actividades físicas como parte esencial del manejo de la enfermedad.

Ponerse en movimiento

Practicar cualquier tipo de ejercicio no sólo es útil para alcanzar las metas de reducción de peso, sino también es uno de los mejores cursos de acción para disminuir los niveles de azúcar en la sangre.

En la pared de las células de cada músculo existen receptores especiales, como puertas, que permiten que la glucosa pase del torrente sanguíneo al músculo. Estas “puertas” no se abren a menos que sean “desbloqueadas” por la insulina. El ejercicio tiene un efecto parecido al de la insulina y hace que ésta trabaje mejor en el cuerpo. Durante periodos de actividad física “las puertas se abren fácilmente” permitiendo que más y más glucosa entre a los músculos para la producción de energía, disminuyendo los niveles de azúcar en el torrente sanguíneo.

Es importante notar que la pérdida de peso al inicio del curso de la enfermedad, cuando la resistencia a la insulina está más presente, ofrece mejores posibilidades de mejorar los niveles de glucosa en la sangre; pero a medida que la enfermedad progresa la deficiencia de insulina se vuelve más preponderante y puede ser muy tarde para que la pérdida de peso sea realmente útil.

Novedades para el tratamiento de la diabetes tipo 2

Los pacientes con diabetes deben hablar con su médico para discutir la mejor dieta y programa de ejercicio, así como para aprender sobre nuevos tratamientos disponibles para ayudarlos con la reducción de peso y alcanzar las metas de los niveles de azúcar y presión arterial. Una nueva clase de tratamientos para la diabetes llamados inhibidores del co-transportador sodio-glucosa tipo 2 (SGLT2) ya están disponibles. Este tratamiento opera en forma diferente a otros antidiabéticos orales disponibles, debido a que disminuye la glucosa en sangre actuando sobre los riñones e incrementando la pérdida de la misma a través de la orina.

Canagliflozina (nombre del principio activo) pertenece a esta clase de tratamientos. De acuerdo con estudios clínicos con más de 10 mil pacientes alrededor del mundo, canagliflozina ofrece un control glicémico mejorado a la vez que reduce peso corporal y la presión arterial sistólica.