¡Nada que admirar!

IMG_4113-0.JPG

¡Nada que admirar!

Las últimas décadas del siglo XX, posterior a la Segunda Guerra Mundial, fueron escenario de una gran cantidad de acontecimientos que marcaron la historia de la humanidad. Uno de esos fue la caída del muro de Berlín y la disolución de la Unión Soviética. Con estos dos acontecimientos llevados a cabo gracias a las políticas de apertura – Perestroika y Glasnost –propuestas por Mijaíl Gorbachov, el socialismo estaba en peligro de extinción.

Pero el socialismo soviético no murió, sino que sufrió una serie de transformaciones y se escondió en diferentes lugares del planeta amparado bajo el ala protectora de regímenes dictatoriales y trasgresores de los derechos humanos y libertades individuales. Como lo son el Régimen Cubano de los Castro y el Régimen Norcoreano de los Kim. En la región Latinoamericana – como la mayoría de las ideologías políticas europeas – el socialismo sufrió un proceso de tropicalización, y su nombre fue modificado por el del “socialismo del Siglo XXI”.

Este”, se propagó en la mayoría de los países de Sudamérica, con sus máximos exponentes como: Cristina Fernández de Kirchner en Argentina, Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador, Pepe Mujica en Uruguay y Hugo Chávez en Venezuela. La mayoría de estos mandatarios, han empleado discursos populistas y demagógicos para perpetuar sus desastrosas agendas políticas. Lo más preocupante de todo es que estos gobiernos son baluarte en la admiración de muchos costarricenses. Sin embargo no hay absolutamente nada que admirar de estos gobiernos, si lo que se quiere es alcanzar el desarrollo y progreso.

Dentro de la Universidad de Costa Rica (UCR) se puede percibir una defensa y admiración de estos gobiernos por parte de muchos profesores, estudiantes. La FEUCR organizó una actividad dentro de la universidad con estos líderes de se autoproclaman dentro del “socialismo de siglo XXI”. Y es lamentable ver como no organizan actividades de la misma naturaleza con otros líderes latinoamericanos que no siguen esa corriente ideológica. ¿Dónde quedó la idea de que la UCR es un lugar que promueve la pluralidad ideológica? La mayoría de las personas afines a estos gobernantes, solo ven lo que quieren ver, e ignoran una serie de datos e indicadores sociales y macroeconómicos que no son consecuentes con los discursos de estos gobiernos –repudiando a los gobiernos latinoamericanos que son antagónicos ideológicamente – y que no son muy distintos con la realidad de Costa Rica.

De acuerdo con los datos proporcionados por el Banco Mundial (2013), Costa Rica obtuvo una inflación del 5,2% para el año 2013, lo cual para los costarricenses se refleja en un encarecimiento del costo de la vida, una situación bastante difícil para muchas familias costarricenses, pero en contraposición un país como Venezuela obtuvo una inflación del 38,5%, y para el año 2014-2015 alcanza aproximadamente el 60%. La más alta de todo el continente. Altos niveles de inflación se reflejan en la dificultad de la población para adquirir bienes y servicios. Casi una diferencia de 54,8%% con respecto a nuestro país, ¿y eso es de admirar?Costa Rica tiene un promedio de esperanza de vida de 80 años, muy similar a países de primer mundo como lo son los países escandinavos. Un país como Bolivia tiene una esperanza de vida de 68 años (OMS, 2013). Casi 12 años de diferencia entre uno y otro. La esperanza de vida se refleja en la calidad y accesos a los servicios de salud que tiene una determinada población. Son 12 años más que podría vivir esa población. ¿Y eso es de admirar?

Según datos proporcionados por la CEPAL (2013), nuestro país destina 6,3% del PIB para la educación, lo cual nos ha posicionado en indicadores de excelencia en ese ámbito. Un país como el nuestro sin acceso a recursos petroleros, invierte una cantidad considerable del PIB en educación, sin embargo países con acceso a recursos petroleros nacionalizados, como el caso de Ecuador, invierte no más de un 4,4% del PIB. Siguiendo el mismo razonamiento, nuestro país invierte 10,1% del PIB en salud, y un país petrolero como Venezuela invierte apenas un 4,7% en salud. Ambos países con petróleo nacionalizado, pudiendo invertir más dinero en esos ámbitos y no lo hacen. ¿Y eso es de admirar?

Otro indicador sumamente importante es el de la tasa de pobreza. Según datos del PNUD (2013), Costa Rica tuvo una tasa de pobreza de 17,8%, la cual es bastante alta. Empero países como Bolivia y Ecuador posee tasas de 36,3% y 32,2% respectivamente. Estamos hablando de casi 20 puntos porcentuales más que nuestro país. Caso extraño de un país como Ecuador que posea petróleo y tenga tasas tan altas de pobreza, o inclusive Venezuela con una tasa de 23,9%.

El tema de la libertad de expresión es otro tema fundamental dentro de estos gobiernos – principalmente Venezuela – donde todo opositor al régimen es silenciado por denunciar lo que realmente se vive en esos países. Donde no se respeta a la otredad, sino que es reprimida hasta dejar de existir, solo en Venezuela se registraron 569 violaciones a la libertad de expresión. Entre las cuales la mayoría fueron agresiones a periodistas, fotorreporteros, camarógrafos entre otros. ¿Y eso es de admirar?

Se podría vaticinar que el seguir comparando indicadores se encontrará panoramas muy similares. Países con grandes riquezas en recursos naturales, como petróleo, pero con grandes falencias en temas como la pobreza, salud y la educación. Entonces se debe cuestionar: ¿Dónde está las ganancia de esos recursos naturales nacionalizados?, ¿Se invertirán en el pueblo?, ¿Serán consecuentes en su discurso populistas? Entonces surge la siguiente interrogante dirigida a los representantes de la FEUCR de todo aquel estudiante y profesor de la Universidad de Costa Rica que sea simpatizante de estos gobiernos: ¿Y todo eso es de admirar?

Raul Jimenez

Estudiante de Derecho y Ciencias Políticas