Una tragedia en la cima del mundo

nepal

A lo largo del tiempo, los seres humanos han presentado una gran evolución científica. Desde el tiempo de las cavernas, con la invención del fuego y la construcción de máquinas simples e instrumentos de palos, piedras, huesos y sílex, hasta los tiempos contemporáneos con la construcción de máquinas complejas como aviones, barcos, satélites artificiales y transbordadores espaciales. Empero aun con esta evolución científica en muchos aspectos, no se ha podido desarrollar una tecnología capaz de predecir los diferentes desastres naturales que llegan sorpresivamente a la vida de los seres humanos.

Nepal es un país ubicado en el centro sur del continente asiático. Limita con la República Popular de China, la India y Bután. Este país no cuenta con salida al mar, y la mayoría de su territorio se encuentra en la cordillera del Himalaya. El 25 de abril del 2015 se presentó un fuerte sismo dentro del territorio de esta nación. Con una magnitud entre 7,8 y 8,1 grados según la escala de Richter, tuvo una profundidad de 15 km y su epicentro se ubicó a 81 km noroeste de la capital de este país, conocida como Katmandú.

Uno de los grandes problemas de desastres naturales de esta magnitud, es que sucedan dentro de países con una infraestructura deficientes, y ese es el caso de Nepal. Ya que de acuerdo con datos de la ONU (2015), la capital Katmandú quedo bastante afectada en infraestructura. Y la poca capacidad de recursos del gobierno nepalí para atender la situación, ha generado una crisis humanitaria. Ya que según los datos proporcionados por la Cruz Roja Internacional, se contabilizan más de siete mil víctimas fallecidas.

Además de las víctimas mortales, se estima que aproximadamente 9,5 millones de nepalíes necesitan asistencia humanitaria, sumado a 2,8 millones de desplazados internos y un 1,4 millones con necesidad de alimento (Cruz Roja Internacional, 2015). Para contrarrestar de cierta manera esta crisis humanitaria, este país está recibiendo una serie de ayudas y cooperación internacional de distintos países.

Empero es una situación que al largo plazo va a dificultar la recuperación económica y social de este país. Un panorama bastante similar con el terremoto que afectó a Haití en el

2010. El cual aun años posteriores se puede percibir los rezagos económicos y sociales de ese desastre natural. Lo cual puede ser un futuro no muy distante para este país asiático.

Este tipo de desastres naturales, además de evidenciar que aunque los seres humanos hemos realizado grandes avances tecnológicos, aun estamos retrasados con la predicción de desastres naturales de esta envergadura. También evidencia los grandes estragos que pueden producir estos acontecimientos dentro de países en vías de desarrollo, como fue el caso de Haití en el 2010 y como lo es actualmente en Nepal.

Se debe prestar atención por parte de los gobiernos de todo el mundo, en planes de emergencia contra fenómenos de esta naturaleza, que puedan mitigar los efectos devastadores de estos desastres inevitables.

Raúl Jimenez Vasquez

Estudiante de Ciencias Políticas y Derecho