Discriminación racial

racismo

 

En su sentido negativo, discriminar consiste en brindar un trato de inferioridad a

una persona por motivos raciales, religiosos, políticos o económicos. La

discriminación racial ocurre cuando un miembro de un grupo étnico es objeto de

un trato diferenciado o desigual en función de su etnia. El racismo y la intolerancia

destruyen vidas por medio de sus diversas manifestaciones, que pueden ir desde

propiciar el odio étnico y la discriminación racial hasta, en casos extremos,

conducir al genocidio.

La discriminación racial se puede manifestar mediante un trato diferenciado,

cuando no se trata de una diferenciación cualquiera sino particular y específica;

distinción racial cuando se rechaza a un grupo humando basándose en sus

características físicas, y étnica cuando supone la desvalorización de la cultura; y la

anulación o menoscabo en el reconocimiento, ejercicio y goce de un derecho

humano fundamental.

La Organización de las Naciones Unidas ha trabajado sobre el tema desde su

fundación y la prohibición de la discriminación racial está consagrada en todos los

instrumentos principales de derechos humanos. Esta prohibición establece

obligaciones para los Estados y les encomienda la tarea de erradicar la

discriminación. Además, el principio de la igualdad exige a los Estados adoptar

medidas especiales para eliminar las condiciones que causan la discriminación

racial o que la perpetúan.

El 21 de Marzo de cada año se conmemora el Día Internacional de la Eliminación

de la Discriminación Racial. Declarado por la Asamblea General de Naciones

Unidas, el día reflexiona sobre la tragedia racista ocurrida en 1960 en la ciudad de

Sharpeville, Sudáfrica. Aquel día, el Congreso Pan-Africano celebraba una gran

concentración no violenta contra el flagelo del apartheid y las políticas que

controlaban los desplazamientos de la población afro en zonas tanto urbanas

como rurales. La protesta social fue criminalizada y violentamente disuelta por la

policía dando el resultado de 69 personas fallecidas y 186 heridas, mujeres y

niños entre ellas.

Este año, la conmemoración llama a aprender de las tragedias históricas para

combatir la discriminación racial del presente, como una oportunidad para renovar

el compromiso de construir un mundo de justicia e igualdad en el que no existan la

xenofobia ni la intolerancia. Además, este año se celebra el 50° aniversario de la

Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de

Discriminación Racial y el inicio del Decenio Internacional de los

Afrodescendientes, proclamado por la Asamblea General de Naciones Unidas y

que se celebrará de 2015 a 2024 como un período para propiciar que los Estados,

sociedad civil y demás agentes adopten medidas eficaces para poner en práctica

el reconocimiento, la justicia y el desarrollo para los afrodescendientes.

Estos aspectos son un llamado para que, a pesar de los importantes logros de

Costa Rica en educación, salud y calidad de vida, brindemos respuestas a las

demandas de toda la población, por medio de políticas que logren la inclusión de

todos los grupos sociales y étnicos. Se deben reconocer los derechos y combatir

en contra de las medidas que han dejado grupos sociales excluidos del pleno

ejercicio de sus derechos; universalizar la cobertura en servicios públicos para

mejorar la calidad de vida; reducir la desigualdad y mejorar el diálogo y

participación.

Recientemente fue aprobada en primer debate la reforma constitucional para

declarar el carácter multiétnico y pluricultural del país, lo que se configura como un

gran logro de reconocimiento a la unidad nacional en la diversidad. La mayoría de

personas se oponen a la segregación de la población indígena y afrodescendiente

como única forma de respetar las diferencias, existe una mayoría opuesta a que

dichas poblaciones deben adaptarse más a las tradiciones y costumbres de la

mayoría y hay un apoyo mayoritario a que el sistema educativo promueva que

mantengan su propia cultura.

Finalmente, debe entenderse que la paz duradera en Costa Rica y el mundo sólo

puede basarse en la premisa de que todas las personas son iguales en derechos y

dignidad, independientemente de su origen étnico, género, religión, condición

social u otra índole, por lo que se deben poner en práctica políticas y leyes sólidas

que permitan poner fin a todas las formas de discriminación.

Janekeith Durán- Estudiante de Relaciones Internacionales.

Janekeith Durán- Estudiante de Relaciones Internacionales.