Yo no soy Marilin Gamboa

marilin gamboa

Yo la verdad no soy Marilin, no puedo ser Marilin Gamboa, debo reconocer que no tengo su fama, ni su buen cuerpo, yo no soy Marilin, pero si soy Aura, y sí soy mujer.

Desde que empezaron a circular las noticias de las fotos de Marilin Gamboa me escandalicé, y me escandalicé bastante porque no entiendo por qué a estas alturas cuando estamos en pleno 2015 todavía hay gente que siente tanto morbo por un cuerpo desnudo. De nada ha servido que tantos poetas y pintores digan que las mujeres somos sus musas.

Lo que realmente me escandalizó es que algunos medios decidieran publicar las fotos, con o sin editar, eso no importa y es que sería hipócrita de mi parte decir que se le tenía que respetar su intimidad  por ser mujer, no, no, eso sería ponernos a las mujeres en el papel de pobrecitas que a nadie le sirve, hay que respetar la intimidad de las personas por ser personas. PUNTO.

¿Que si creo en la libertad de prensa? Claro que creo. Pero por sobre todo creo en los derechos de los individuos, en sus derechos físicos y sus derechos morales. En este caso no había ningún interés público para que algunos medios se arrogaran el derecho a publicar las imágenes que habían llegado, a publicar imágenes que Marilin Gamboa había advertido que le habían sido robadas.

¿Querían reportar la noticia? Se podía usar una imagen de archivo, una imagen que no afectara más a la persona. Una imagen que no atropellara sus derechos dos veces: publicando sus imágenes y además publicando contenido que fue robado. No se vale que ahora los ciudadanos, además de cuidarnos de los hampones, tengamos que preocuparnos por que los medios no nos re victimicen, el periodismo no debería perder su función social, pero sobre todo no debería perder su humanidad.

Algunos me han dicho, que una persona que claramente vive de su cuerpo como modelo y presentadora no puede verse afectada por unas fotos de esas, máxime cuando hace unos años ella misma apareció en una escena topless en una película nacional , pero es que el problema no es su cuerpo, ni su desnudez. El problema es la violación a la intimidad que se da cuando se publican las fotos sin su consentimiento.

¿A alguno de ustedes le gustaría que las fotos (con ropa) de sus hijos, fueran publicadas por un tercero al que no conocen sin su autorización? Apuesto a que muchos dirán que no.  Ese es precisamente el meollo del asunto, de eso estamos hablando los defensores de la privacidad.

Uno  de los derechos de todo ciudadano es el libre desarrollo de la personalidad,  dentro de este podemos dimensionar la autoimagen, y a partir de ahí el derecho que tiene cada quien de decidir donde salir publicado, donde la ropa o falta de ella sea el menor de los temas. Al fin y al cabo todos llegamos desnudos al mundo, y todos hemos visto un par de senos,  mínimo cuando nos amamantaban.

Para terminar retoma las palabras de Marilin Gamboa en el programa 7 estrellas el 12 de marzo.

 

“En cualquier país civilizado, las personas tienen el derecho de tomarse una foto como les plazca, siempre y cuando no contenga delito. Los demás son los que no tienen derecho alguno de utilizar esa foto, sin el permiso de quien posó con el genuino deseo de exhibirla y afectar a la persona en cuestión, mostrando así su cobardía y machismo.”

http://www.teletica.com/m/Entretenimiento/84595-Marilin-Gamboa-habla-sobre-lo-ocurrido-con-la-difusion-de-sus-fotos.note.aspx

Escrito por: Aura Bonilla, Abogada, @titabobra