Carta abierta para visitantes y ciudadanos amantes del INBIOparque

images

 

Escribo apesadumbrado por la triste noticia de que el MINAE ha ordenado el cierre del

INBIOparque para finales de marzo del 2015. Eso es un error irreversible: se donarán los

animales, crecerá la maleza, los costos de mantenimiento se elevarán y se desmantelarán los

equipos de educación ambiental.

Como ministro de ambiente en su momento, tomé todas las medidas preventivas posibles:

Compramos los terrenos e instalaciones y con las entradas se cubren los costos de operación.

Además dejamos un presupuesto de 3,000 mil millones anuales adicionales para MINAE y

previmos combinar las actividades del parque biológico y las de la escuela de guardaparques.

Para mantener el parque abierto, conseguimos las autorizaciones de la Contraloría para hacer

acuerdos de cooperación con universidades u ONGs especializadas.

Me duele recordar que cuando me gradué de la Escuela John F. Kennedy, de Liberia, era

costumbre tener un pizote o unas loras prisioneras para diversión de los de la casa, éramos

bio-analfabetas. Todavía hace unas décadas, mi hija a sus dos años creció en la ciudad, vio un

gallo suelto y se asustó. Ella no sabía si era peligroso o no. Gracias al INBIOparque, a mi nieta no

le sucedió lo mismo. Ella ya creció bioalfabetizada: sabe diferenciar entre animales domésticos

y silvestres. La he oído dar explicaciones, apropiadas para su edad, de por qué no se debe tener

un monito en casa y aún menos un manigordo.

Aún estamos a tiempo, recordemos que el Presidente Luis Guillermo Solís pidió al pueblo en la

toma de posesión del 8 de mayo: “…cuando me equivoque, corríjanme; cuando me pierda,

búsquenme; cuando flaquee, denme fuerzas. Si no les escucho, reclámenlo…”Pienso que es

hora de escribirle o llamar al Presidente pidiéndole que no permita el cierre del INBIOparque,

que eso es una equivocación.

En tiempos de las redes sociales, de la acción ciudadana, le escribo a usted maestro que visitó el

parque ecológico con los niños que le encargaron educar. A usted, profesor que envió a los

colegiales a completar sus tareas con una visita de campo. A ustedes abuelos y padres de

familia que llevaron a sus retoños a conocer una tarántula o a acariciar un cabrito. Si usted

quiere aportar un granito de arena en este esfuerzo por convencer a las autoridades envié un

tuit a @luisguillermosr o un email al despachopresidente@presidencia.go.cr o bien deje un

mensaje al Presidente Solís al teléfono 2207-9252. Confiamos en que el Presidente nos sabrá

escuchar.

 

Gracias

 

Dr. René Castro S., ex ministro MINAE

9552_la