QUIEREN PLATINIZAR LA RUTA 32 ¡QUE CHARANGA DE PAÍS!

platina

Por. Juan Soto Robinson

Hace unos días, pegado en una presa escuché una noticia muy curiosa: “cinco empresas ticas se ofrecen para ampliar la ruta 32 con menos plata que los chinos, con más carriles y ¡SIN PEAJES!”.

En principio pensé que eran enviados del todopoderoso para contestar las oraciones de los limonenses y de alguno uno que otro trailero, pero entre más le dabavueltas, más me convencía de que no era ni oportuno ni responsable proponer después de más de dos años de discusión pública. Probablemente con gato encerrado Codocsa, Desarrollos Mega, Pedregal, Productos de Concreto y Traesa fueron las empresas, con complejo mesiánico que se ofrecieron a construir la famosa 32 a un precio menor (pero no saben cuánto menor), con diseños nuevos (que aún no han hecho) y con el financiamiento y gestión que el gobierno decida (ajá.. el gobierno).

Pero no sólo es el hecho de una propuesta sin propuestas, sino que estas empresas comparadas con la empresa China Harbour Engineering Company (CHEC) son menos que diminutas. CHEC tiene grandes proyectos en unos 43 países en todos los continentes y además es la compañía más grande dedicada a esas labores en China, y la tercera a nivel mundial. En contraste el proyecto más grande de Codecsa con el gobierno fue la licitación de los arreglos de la platina por $8.5 millones y no lo ha terminado.

Lo más irónico del caso es que lo presentan ante los medios de comunicación y según indicó Gustavo Camacho, vocero de grupo, aún no se han reunido con representantes de la actual administración o con los candidatos a la Presidencia de la República, demostrando su poca seriedad.

El MOPT debe desacreditar esas locuras poco serias e irresponsables pues como saben, no existe un solo proyecto en 25 años que una empresa tica cumpliera con el presupuesto ni el plazo. Con la firma CHEC se trata de una obra “llave en mano” en la que la empresa se compromete a entregar la carretera totalmente lista por el monto negociado y asume el riesgo de cualquier variación en el costo en el transcurso de su ejecución.

Para Costa Rica y el pueblo limonense no es más que la personificación de la oposición del desarrollo de la zona atlántica, pues como manifestó el grupo “Fuerza Caribe“, se atrasaría la obra al menos otros 15 años sin una carretera de primer nivel.

Y es que el país se ha convertido en una charanga, donde grupitos se sienten con el derecho de obstruir el desarrollo de pueblos enteros y donde valen más las propuestas alegres que las eficaces. Donde diputados se prestan fácil y baratamente a esos juegos de intereses.

Costa Rica no puede quedarse encapsulada en el tiempo y no es el momento para vacilar sobre temas que definirán nuestra competitividad. Y sólo por aquello, los Mesías no aparecen tan seguidos y menos en grupos de cinco.