A dieta precios de comida rápida

Ahorro y variedad es el beneficio para el consumidor

Vender más a menor precio en las franquicias de comida rápida, genera actualmente un beneficio para los consumidores.
Además, existe ahora una tendencia de estimular las ventas a precios normales, con varios programas de lealtad.
Para las cadenas, hay una oportunidad de conquistar a los clientes potenciales, que no cuentan con los recursos de pagar los montos completos.
Se trata de los menús promocionales, cuyo costo ronda los $4, a menudo un 50% de lo que cuesta la misma comida normalmente.
Rotar rápido las promociones entra en juego, porque ahora el consumidor se aburre de comer lo mismo.
Como ejemplos de este comportamiento, Subway tiene un sándwich distinto en promoción cada día, mientras que Taco Bell rota el combo en descuento con frecuencia.
Este esfuerzo está justificado en que el consumidor cuida más de su dinero. Siete de cada diez compras son impulsadas por el bajo costo.

La lealtad a la marca es otra característica, pues son muchos comercios compitiendo por la compra, y no dudará en abandonar su marca favorita si otra cadena ofrece algo mejor.
Por eso, las cadenas ahora reparten tarjetas de lealtad, para premiar el consumo y la frecuencia de las visitas.
Las estrategias de las cadenas han tenido bastante éxito.
Las ventas totales de las principales cadenas en 2013 rondaron los $545 millones, un incremento del 50% en comparación con el año anterior, indica la consultora Triada.
Se trata de un rendimiento significativamente mayor por cada tienda, dado que se abrieron tan solo unos 20 locales en el año pasado, sobre una base anterior de 275.

Son cinco marcas las que lideran las ventas de las comidas rápidas – Subway, Taco Bell, KFC, Pizza Hut y McDonald’s.
Ellas dominan más de la mitad del mercado, gracias a su constante innovación.