BAC rompe hegemonía bancaria

Cayó ganancia de la industria en un 17% respecto a 2012

 

 

Por primera vez, un banco privado obtiene mayores utilidades que los grandes del Sistema Financiero Nacional.
Con ¢33 mil millones en ganancias después de impuestos, BAC San José cerró un gran año en 2013 donde la gran mayoría reportó menos.

Dichos resultados obedecen a una definición y ejecución consistente de un plan estratégico por más de 15 años”, aseveró Gerardo Corrales, gerente general del BAC  San José.
Solo cuatro bancos terminaron el año mejor que el anterior. Aparte del BAC, crecieron en utilidades el Citi, Promerica y Bansol.
En cambio, los mayores bancos del país registraron bajas importantes en sus utilidades, afectando el resultado final de todas las entidades. En conjunto, el sistema bancario registró un 17% menos de utilidades que el año anterior.
El caso más llamativo fue el Banco Nacional, cuyos beneficios disminuyeron casi un 40%, con lo que pasó del primero al cuarto lugar en utilidades.
Entre las mayores causas para esta baja están el fuerte descenso en las tasas de interés, que contrajo el margen financiero y las provisiones sobre adjudicaciones, declaró Bernardo Alfaro, subgerente general de Finanzas y Riesgos del Nacional.
El funcionario negó que la merma tenga el efecto de un posible aprovisionamiento a causa del fallo judicial que le ordena a dicho banco indemnizar a un grupo de abogados quienes demandaron a la institución por el vencimiento de sus contratos.
Cálculos hechos por ese banco estiman un pago de alrededor de ¢11 mil millones. Dicha resolución se encuentra bajo apelación.

El Banco Popular y el Banco de Costa Rica terminaron en el segundo y tercer lugar con mayores utilidades. Pero también vieron una reducción con respecto a 2012.
Además de la baja en las tasas, otro elemento que afectó los resultados fue la directriz del Banco Central de controlar el crédito, lo que influyó en su estancamiento.
“Aunque se recuperó el ritmo en el segundo semestre una vez eliminada la directriz, no fue suficiente para compensar el efecto que se tuvo durante el periodo de estancamiento”, expuso Leonardo Acuña, subgerente general del BCR.
El sector bancario aduce que la restricción crediticia, decretada entre febrero y agosto por el Banco Central, ocasionó incertidumbre en el sector empresarial.
Una las consecuencias de la baja en utilidades es que las entidades bancarias aportan menos dinero en el impuesto de renta, y en el caso de los bancos públicos hay aportes específicos al Instituto de Fomento Cooperativo, el Consejo Nacional de Préstamos para la Educación y la Comisión Nacional de Emergencias, entre otros.
Con las utilidades, los bancos públicos también se capitalizan.

 

TOMADO DE:  https://www.larepublica.net/app/cms/www/index.php?pk_articulo=533310161