Gana terreno banca electrónica

Reduce la necesidad de que los usuarios acudan a sucursales físicas

 

 

La implementación de sistemas electrónicos promueve la bancarización e incentiva el desarrollo de diferentes medios de pago cada vez más eficientes, seguros y con nuevas opciones de autoservicio en entidades financieras.

El resultado es que la cantidad de transacciones hechas desde un sitio web, entre bancos, creció un 15% el año anterior respecto a 2012.
Por consecuencia, el efecto es satisfacción entre usuarios, que agradecen la herramienta por conveniencia y seguridad.
Otro elemento es la reducción de costos operativos para los bancos, ya que el valor de dinero en circulación es menor, y las personas tienen que ir cada vez menos a la sucursal.
Desde que se han implementado los sistemas digitales, los costarricenses buscan utilizar más esos medios de pago y por ende se acercan más a las entidades financieras.
Entre el Banco Nacional y el de Costa Rica, cerca de 600 mil usuarios se acercaron entre el año pasado y 2012 para solicitar los servicios digitales.
Eso también lo demuestran los 26,3 millones de transacciones realizadas vía Sistema Interbancario de Pagos Electrónicos (Sinpe) en 2013, con un volumen diario de cerca los ¢900 mil millones.
El crecimiento en cantidad de transacciones fue de un 15% respecto al año anterior, y en cantidad de dinero del 16%.
Así lo digital, empieza a reemplazar al papel que conocemos poco a poco.
La compensación interbancaria de cheques disminuyó entre 2008 y 2013 a una tasa del 12,5%, mientras que las transferencias de fondos a terceros y los créditos directos digitales crecieron a tasas anuales del 47,5% y 15,9%, respectivamente.
“Al analizar estos datos y otras variables de la estructura de pagos del país, se observa que las iniciativas desplegadas hasta ahora han sido muy exitosas en modernizarlos en las capas de alto y mediano valor”, indica Carlos Melegatti, director de la División de Sistemas de Pagos del Banco Central.
Sin embargo, la evidencia también sugiere que queda un enorme trabajo por hacer, para sustituir el uso de cheques en los pagos de bajo valor y en el segmento de los micropagos, áreas en las cuales el efectivo tiene alto uso, explicó el director del Central.
Nuevos sistemas de pagos electrónicos para el transporte público, monederos bancarios por medio del teléfono celular, mejores servicios en cuento a transferencias en cuentas por medio del Sinpe, y facilidades para crear cuentas bancarias con respecto a sus requisitos será el camino a seguir para ganar terreno en ese ámbito.
Por eso este año se priorizan tres proyectos para modernizar el flujo de efectivo que tienen las personas, y que cambien a mecanismos móviles.
Uno de ellos es el monedero bancario, desde el cual las personas podrán ordenar transferencias electrónicas desde una cuenta de fondos abierta en una entidad financiera, a una cuenta de fondos localizada, en la misma, o en otra entidad financiera, direccionando la transacción únicamente con el uso del número de teléfono celular del cliente beneficiario.
Incluso el Banco Nacional ya realiza este tipo de acciones entre sus colaboradores desde el año pasado.
“Queremos ser pioneros de todo lo digital, seguir estando a la vanguardia, no solo en el país, sino en el continente, ya nuestros usuarios pueden realizar sus transacciones por medio del monedero, y es fácil, seguro y rápido, tan fácil como enviar un mensaje de texto”, explicó Manrique Chacón, director corporativo de Tecnología y Operaciones del Banco Nacional.
El Monedero Bancario entrará en operación en el II trimestre de 2014.
Otro objetivo es el pago electrónico en el sector público de transportes, donde por medio de un nuevo sistema se está concibiendo como un único mecanismo de pagos con alcance nacional, basado en el uso de las tarjetas de débito y crédito que emiten las entidades del Sistema Financiero Nacional.
Los pagos con efectivo en la red de buses nacional, contabilizan alrededor de 600 millones de transacciones anuales, por un valor aproximado de ¢200 mil millones que es movilizado principalmente con el uso de monedas y billetes de baja denominación.
“Estos proyectos van en la línea que ha mantenido el banco en la última década de fomentar la bancarización, el uso de medios electrónicos de pago y autoservicios, la disminución del efectivo, y que por supuesto, fortalecerá la gama de productos electrónicos, e incentivará las transacciones móviles”, explicó Errol Gamboa, gerente de Medios Electrónicos del Banco de Costa Rica.

TOMADO DE:  https://www.larepublica.net/app/cms/www/index.php?pk_articulo=533310097