Tecnología cambia la forma de usar el dinero

Costos bajan para usted y las instituciones financieras

 

 

El nuevo año está cargado de proyectos positivos para los mecanismos de pagos móviles —monederos electrónicos— y otros que harán que lo digital cambie la forma de usar el dinero.

Nuevos sistemas de pagos electrónicos para el transporte público, monederos bancarios por medio del teléfono celular, más uso de los servicios de transferencias por medio del Sinpe, y facilidades para abrir cuentas bancarias para quienes no tienen serán la pauta.
Esto nos hará olvidar poco a poco andar tanto efectivo en el bolsillo y lo digital hará que cambiemos la forma en como hoy usamos el dinero, para transformarnos en algo más tecnológico.
“Por más de 15 años se ha trabajado en la modernización de las infraestructuras de pagos en el país, con el fin de promover el desarrollo de un sistema de pagos seguro y eficiente, así también reduciendo costo en las transferencias para la sociedad y en los costos administrativos de seguridad del efectivo para las entidades”, indicó Carlos Melegatti, director de la división de sistemas de pago del Banco Central.
De acuerdo con una estimación del Banco Central en 2013 las transacciones de pago le significaron un costo social de aproximadamente $900 millones, de los cuales solo el costo del efectivo representa cerca de US$500 millones. Eso lo pagan las personas (a través de las comisiones que les cobran los bancos), las entidades financieras y el Central.
“Una parte significativa de este costo la debieron asumir las entidades del sistema financiero en actividades como custodia de numerario, transportes blindados entre sucursales o desde las instalaciones de sus clientes, procesamiento de billetes y monedas, seguros comerciales y personal de seguridad, entre muchos otros”, explica Melegatti.
Por eso este año el Central prioriza en tres proyectos para modernizar el flujo de efectivo que tienen las personas y que cambien a mecanismos móviles, como es el caso del monedero bancario.
Este primer proyecto, las personas podrán ordenar transferencias electrónicas desde una cuenta abierta en una entidad financiera, a una cuenta localizada, en la misma, o en otra entidad financiera, direccionando la transacción únicamente con el uso del número de teléfono celular del cliente beneficiario.
Este servicio le ofrece al sistema enormes ventajas en cuanto a simplificación de operaciones, por cuanto para ordenar una transferencia sus usuarios pasarán de manejar un conjunto de información del destinatario compuesto por cerca de 28 dígitos (17 del código de cuenta cliente y 11 del número de su documento de identificación), a utilizar únicamente los ocho dígitos de un número de teléfono celular.
Incluso en el Banco Nacional ya realizan este tipo de acciones entre sus colaboradores desde el año pasado.
“Queremos ser pioneros de todo lo digital, seguir estando en la vanguardia, no solo en el país, sino en el continente, ya nuestro usuarios pueden realizar sus transacciones por medio del monedero, y es fácil, seguro y rápido, tan fácil como enviar un mensaje de texto”, explicó Manrique Chacón, director corporativo de Tecnología y Operaciones del Banco Nacional.
El Monedero Bancario entrará en operación en el II trimestre de 2014 y con su funcionamiento no solo se espera ofrecer un servicio útil para los clientes de las entidades financieras, sino además reducir la demanda de efectivo como medio de pago en la economía nacional.
Otro objetivo es el pago electrónico en el sector público de transportes donde por medio de un nuevo sistema se está concibiendo como un único mecanismo de pagos con alcance nacional, basado en el uso de las tarjetas de débito y crédito que emiten las entidades del Sistema Financiero Nacional.
Este requiere más trabajos de coordinación, ya que la idea es que las tarjetas cuenten con un chip inteligente de proximidad, que con tan solo acercar el mismo a un escáner digital, este debite el monto por el servicio.
Los pagos con efectivo en la red nacional de buses, contabilizan alrededor de 600 millones de transacciones anuales, por un valor aproximado de ¢200 mil millones que es movilizado principalmente con el uso de monedas y billetes de baja denominación.
“Estamos trabajando en conjunto con el Central y otras instituciones al respecto, pero esto va más lento, esperamos que sí, para este año tengamos resuelto este sistema para facilidad y seguridad de todos los costarricenses”, indicó Chacón del Nacional.

TOMADO DE:  https://www.larepublica.net/app/cms/www/index.php?pk_articulo=533310033