Empresarios ayudarán a construir calles

Aportes de dinero para modernizar carretera en Lindora provienen de empresas, comercios y vecinos

 

 

Para solucionar el caos vehicular en Lindora, las empresas privadas, comerciantes y hasta los mismos vecinos de las zonas residenciales cercanas aportaron dinero que se invertirá en la ampliación de la carretera a cinco carriles.

Esta obra beneficiará directamente a más de 32 mil conductores que utilizan la calle a diario, además favorecerá a los comercios, parques empresariales y desarrollos inmobiliarios de la zona.
Retomar la modernización de la radial entre Santa Ana y Belén por medio de la alianza público – privada fue la única alternativa posible luego del fracaso de la concesión con OAS que contemplaba originalmente el proyecto.
Por primera vez en el país, surge una iniciativa impulsada en conjunto por el sector privado y el Gobierno, que pasa del papel y se convertirá en realidad.
La ampliación de la radial a Santa Ana costará $34 millones que se invertirán en dos fases.
Se espera que la primera etapa del proyecto inicie en enero y finalice a más tardar en julio.
Primero, se reubicarán los servicios públicos. Parte del dinero para lograr esos movimientos de postes, cables y alcantarillas saldrá del bolsillo de empresas privadas.
La ampliación de la carretera de tres a cinco carriles es la primera parte de la obra y será financiada totalmente por los $2 millones que aportarán los comercios, empresarios y vecinos de la zonas cercanas a la radial, organizados con la ayuda del Consejo de Desarrollo Inmobiliario (CODI).
Ampliar a cuatro carriles los puentes sobre el río Corrogres, Virilla, además de las quebradas Rodríguez y Seca constituirá la segunda fase de la modernización.
Mejorar la infraestructura de los puentes será responsabilidad del Gobierno que debe invertir $32 millones para lograrlo, parte de ese dinero proviene del préstamo con el Banco Centroamericano de Integración Económica.
El beneficio de ampliar la ruta entre Belén y Santa Ana se traducirá directamente en menos tiempo de viaje para quienes utilizan a diario esta carretera.
La zona de Lindora representa un epicentro importante para el desarrollo comercial, inmobiliario y sobre todo es un punto donde trabajan muchas personas en parques empresariales, por esta razón serán quienes disfruten de una mejor calle, explicó Gerardo Oviedo, alcalde de Santa Ana.
Actualmente, cruzar esa radial hacia Belén en hora pico resulta en un viaje no menor a los 45 minutos, tiempo similar al que se tardaría en llegar a Caldera por la autopista.
Pero, no solo reducir el tiempo de viaje y minimizar las presas es parte del beneficio.
También las empresas desarrolladoras de proyectos tendrán una infraestructura vial acorde con los edificios y comercios que se ubican en la zona.
Contar con una verdadera radial que no limite el tránsito por medio de cuellos de botella en los puentes y que facilite la llegada de clientes a los comercios, es parte del interés por el cual los mismos vecinos de zonas residenciales aportan dinero para la ampliación de la vía.
Modernizar la radial a Santa Ana es un proyecto que lleva más de tres años estancado y que se convertirá en realidad mediante la primera alianza público – privada del país para infraestructura.
Originalmente la ampliación de esta ruta estaba contemplada en la concesión de OAS, sin embargo, el fracaso del contrato obligó a la empresa privada y al Gobierno a buscar alternativas para solucionar el caos vial en Lindora.
Finalmente, las negociaciones y la cooperación dieron resultados positivos para que por primera vez se construya una obra con dinero del Gobierno, empresas privadas, comercios y vecinos de la zona beneficiada.

TOMADO DE:  https://www.larepublica.net/app/cms/www/index.php?pk_articulo=533309959