Terminar carretera a San Carlos será posible

Pavimentación a cuatro carriles de la ruta y cambios en los diseños extenderán plazo de entrega

 

 

Finalizar la carretera a San Carlos en el tramo que une Sifón con la Abundancia será posible con $43 millones más que fueron aprobados por parte de la Contraloría.

El tramo pendiente forma parte de la nueva ruta a San Carlos que permitirá reducir el tiempo de viaje hacia la zona norte.
El proyecto se encontraba varado a la espera de que se aprobara el reajuste en el precio por medio de una adenda, actualmente registra un avance del 87%.
Pavimentar la ruta a cuatro carriles a lo largo de los casi 30 kilómetros será posible con el dinero extra que se inyectará al proyecto.
También se podrán modificar las estructuras de pavimento y los diseños de algunas intersecciones que son necesarios para garantizar una buena carretera.
Se aprobaron también los recursos para cambiar los diseños de los puentes que pasarán sobre los ríos Laguna, Espino y quebrada San Cristóbal.
Se concluirán los movimientos de tierra, la estabilización de taludes y rellenos que se deben realizar como parte de los trabajos previos a la construcción de la vía de asfalto.
Debido a una falla geológica será necesario cambiar la línea de la ruta para evitar problemas futuros.
Permitir que los vecinos de la zona norte y los conductores que viajan constantemente a esta región cuenten con una mejor ruta es el beneficio que dejará la aprobación de este reajuste en el precio.
El valor original de la obra era de $145,4 millones que incluía todos los trabajos de diseño y construcción, sin embargo, en el camino surgieron dificultades que incrementaron el costo de la carretera.
Para mejorar el ingreso a la zona norte se necesita una mejor ruta que facilite la entrada y salida de productos hacia el Caribe y sobre todo que beneficie el turismo de la región.
Con el financiamiento aprobado las obras estarían listas en el último trimestre de 2015, ya que la Contraloría extendió el plazo de entrega del proyecto poco más de un año y medio.
La aprobación de la adenda se dio debido a que existen varias razones técnicas que finalmente obligaron a buscar más dinero para concluir una carretera que ya había sido valorada y contratada con un primer precio.
El proceso de pavimentación de cuatro carriles y la necesidad de identificar nuevas fuentes de materiales para construir la vía son parte de los argumentos por los cuales se concedió el ajuste.
Además, se encontró que la línea de centro que contempla el diseño original afecta directamente una laguna, una naciente y un camino vecinal, lo que obligará a realizar otro trazado de la ruta para evitar la afectación a las comunidades aledañas.
Actualmente existe un tramo de 22 kilómetros que se encuentra listo para la colocación de la capa asfáltica. En esta zona ya se realizaron algunos trabajos de movimientos de tierra que permitieron definir el trazado de la calle.
Justamente, por los problemas identificados por el ente contralor será necesario modificar el camino original y generar un nuevo trayecto.
La obra seguirá en manos de la empresa Sánchez Carvajal que hasta la fecha ha cumplido con el cronograma de obras, a pesar de que se dieron atrasos con expropiaciones y diseños.
La capacidad financiera de la firma y los requisitos técnicos son otro punto que resaltó la Contraloría sobre la empresa que construye la carretera.

TOMADO DE:  https://www.larepublica.net/app/cms/www/index.php?pk_articulo=533309751