Hablar por celular puede ser causa de despido justificado

Advierte Ministerio de Trabajo

ANEP califica pronunciamiento como “cacería de brujas”.

NAC18-1-HABLAR-CELULAR

 

El uso del celular en horas laborales puede considerarse como abandono del trabajo. Foto ilustrativa.

Si usted es un empleado que, como dicen popularmente, pasa día y noche “pegado” al celular, tenga mucha cuidado, porque puede estar cavando su propia tumba en el trabajo.

Así lo advirtió ayer el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, que agregó que hablar por celular puede ser causa de despido justificado, es decir sin derecho a cesantía, porque cada vez es más común ver cómo decenas de empleados pasan perdiendo el tiempo hablando o enviando mensajes para saber, por ejemplo cómo estuvo la fiesta de ayer, dónde está el novio o la novia o cuál es el plan del fin de semana.

De acuerdo con el doctor en Derecho Laboral y jefe legal de Inspección de la cartera, Erick Briones, si bien el Código de Trabajo no establee en forma expresa una sanción por el uso del celular, la conducta puede calificarse como de abandono de trabajo y ser sancionada bajo dicha normativa.

Por ejemplo en el artículo 72 del Código de Trabajo se establece que “queda absolutamente prohibido abandonar el sitio trabajo en horas laborales sin causa justificada o sin licencia del patrono”, ante estas la sanción establecida puede ser terminar con el contrato de trabajo.

“Si como patrono ya he puesto las reglas del juego al trabajador (en este caso no hablar por celular) y el empleado las desacata, se considera un abandono de trabajo, es decir no cumplir con las funciones por las que fue contratado”, aseguró Briones.

Agregó: “Por el contrario, lo que no se vale es cuando el empleado entra a trabajar en algún sitio donde las reglas no están claras y todos utilizan el teléfono celular, porque no hay una reglamentación o una disposición patronal y de un momento a otro lo amonestan o le quieren rebajar el salario”, apuntó.

El abandono de trabajo es considerado una falta grave media, según la normativa vigente en Costa Rica que es sancionable con una amonestación previa y con el despido justificado la segunda vez que se incurra en él, siempre que la repetición se haya dado dentro de los tres meses siguientes al abandono precedente.

Además, según el experto, también es posible distinguir el abandono de trabajo como falta grave, calificación que también puede provocarle el despido por los efectos negativos que puede provocarle ese descuido, principalmente cuando las funciones del empleado tienen relación con trabajos que implican el uso de sustancias tóxicas o de peligro, maquinaria pesada o demás que pueda causar daño no solo al mismo trabajador sino a otras personas.

Ante esto el patrono tiene toda la potestad de despedir a el o los trabajadores que abandonen el empleo, siempre y cuando este haya girado la prohibición con anticipación.

Es decir se puede despedir sin responsabilidad patronal por esta causal, pero para ello no basta con que se incurra una sola vez en abandono de trabajo, sino que hace falta en primer lugar que el patrono gire la prohibición expresa de utilizar el teléfono celular durante la jordana de trabajo, si no acata la instrucción, debe darse una amonestación previa y si reincide en un lapso no mayor a tres meses, se podrá proceder al despido.

ANEP: ES UNA CACERÍA DE BRUJAS

Consultado por este medio, Albino Vargas, secretario general de la Asociación de Empleados Públicos y Privados (ANEP), aseguró que el pronunciamiento del Ministerio le parece una “cacería de brujas”.

Indicó que le sorprende la advertencia hecha por el Ministerio de Trabajo, principalmente por la subjetividad que implica para el patrono qué respetar del empleado y qué no.

“Nos sorprende, cómo un patrono se va a dar cuenta que un trabajador está hablando algo privado o está hablando algo de trabajo. Tendría que contratar más gente para espiar a los trabajadores”, dijo Vargas.

Añadió: “Es una decisión muy desafortunada del Ministerio de Trabajo, porque debió ser una decisión discutida con las organizaciones sindicales, parece una decisión muy proempresarial que deja indefenso al trabajador, porque yo como patrono siempre tengo poder sobre el trabajador. Eso se puede prestar para una inmensa cacería de brujas”.

Sobre el punto de los trabajadores que manejan sustancias toxicas o maquinarias pesadas que puede poner en peligro la vida de estos y de otros funcionarios, el dirigente indicó que esto es más una cuestión de regulación de salud ocupacional que tiene su propio protocolo y no debe mezclarse con todo lo demás.

“Es hacerlo así como lo plantea casi generalizado. Reitero, es una decisión desafortunada y peligrosa por parte del Ministerio de Trabajo, así la vemos nosotros, porque tiene la gran carga subjetiva en detrimento del trabajador y a favor del empresario”, concluyó Vargas.

Datos del Ministerio de Trabajo revelan que al menos hace cuatro años las denuncias contra patronos rondaban los 4.200, sin embargo, se desconoce la cantidad que pueda darse por el uso del celular.

Por su parte, datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), por medio de la Encuesta Continua de Empleo, muestran que actualmente en el país hay 1.970.694 ocupados, mientras que estos registran 209.157 desempleados.


¡A cuidar el trabajo!

• Si su patrono le ha advertido en forma escrita que no se puede utilizar el celular en la empresa donde labora, ya está notificado, según el Ministerio de Trabajo.

• Al no acatarse la orden, el patrono puede amonestarlo por abandono de trabajo.

• E inclusive en un período no mayor a tres meses su jefe puede despedirlo de forma justificada es decir sin el derecho de cesantía.

TOMADO DE:  http://www.prensalibre.cr/lpl/la_economia/89589-hablar-por-celular-puede-ser-causa-de-despido-justificado.html