Inclusión social, reto pendiente para Costa Rica

Según informe de Naciones Unidas

Desigualdad y discriminación preocupa a los ticos.

NAC6-1-inclusiOn

El estudio recomienda cuatro soluciones básicas para una sociedad más inclusiva. Gráfico: Eduardo Fallas.

A pesar de que Costa Rica tiene buenas bases para garantizar la calidad de vida de su población, existen todavía brechas importantes, en especial en lo que se refiere a la inclusión de grupos específicos que no cuentan con el pleno disfrute de sus derechos básicos.

Así lo señala el Informe Nacional sobre Desarrollo Humano 2013 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), “Aprendiendo a vivir juntos: Convivencia y desarrollo humano en Costa Rica”, presentado ayer por la oficina del ente en el país.

Según la representante residente de PNUD en Costa Rica, Yoriko Yasukawa, hay grupos que todavía no tienen la totalidad de sus derechos humanos reconocidos y que enfrentan obstáculos para acudir a servicios básicos y empleos de calidad.

El estudio apunta que sin la inclusión efectiva de los diferentes actores que constituyen la diversidad de la sociedad costarricense, resulta lejana la posibilidad de un mayor desarrollo humano en el país, así como de alcanzar una sana convivencia entre la población, la cual no solo ha aumentado, sino que por primera vez se encuentra sumamente concentrada en áreas urbanas (75%) y ante la necesidad de aprender a enfrentar las situaciones de se derivan de vivir “tan cerca” los unos de los otros.

Para Yasukawa, factores como un crecimiento en la desigualdad y en la brecha entre ricos y pobres han generado frustración en distintos sectores de la población nacional. En el ámbito de la exclusión económica, el informe aduce que este deterioro debe atenderse de forma integral.

FACTORES DE EXCLUSIÓN

Este sentimiento de “desigualdad” cala incluso en la confianza en la aplicación de las leyes. El 69% considera que estas no se aplican igual para todos los ciudadanos. También existe un gran sentimiento de exclusión de oportunidades que tienen que ver con el acceso al patrimonio propio.

Según la Encuesta Nacional Post 2015, usada en el documento de PNUD, cerca de la mitad de las personas (48,9%) cree que hay pocas o ninguna oportunidad en el país de tener vivienda propia, un 51,7% opina lo mismo sobre la posibilidad de vivir con un ingreso digno, un 54,8% indica que no hay posibilidades de realizar emprendimientos, un 55,6% considera que hay pocas posibilidades de tener trabajo y un 55,7% lo cree así sobre la obtención de justicia.

Las distintas formas de discriminación también contribuyen a la exclusión social y deterioran el desarrollo humano y la sana convivencia, según los datos revelados. El 48% de la población se ha sentido discriminada en algún momento, ya sea por su edad, físico, sexo, clase social, color de piel, etnia, orientación sexual o discapacidad.

El informe dice que en algunos aspectos existe todavía un gran trecho por recorrer hacia la generación de políticas públicas que faciliten mayor apertura a la diversidad en la población nacional. La mayor expresión de rechazo se dirigió hacia los que no creen en Dios, con un 24% que evitaría relacionarse con ellos, y un 10,4% afirmó que evitaría relacionarse con personas de diferente orientación sexual, siendo estos dos sectores los que más causan repudio.

De la misma manera, los encuestados reconocen que la vida es más difícil si se tiene una discapacidad (42%), si se es nicaragüense (40%), si se es indígena (39%) u homosexual (35%).

A pesar de ello, también existen indicadores que muestran a un tico solidario, pero con reservas. Por ejemplo, el 60% está dispuesto a ayudar a los demás a realizar trámites, el 49% a cuidar enfermos, el 45% a vigilar la casa del vecino y el 44% a cuidar los niños de los vecinos; pero solo un 9% a ser testigo de un juicio, un 3% a prestar dinero y 2% a ser fiador en un préstamo.

El documento recomienda que Costa Rica se afiance como una nación comprometida con el desarrollo y la inclusión social, impulsar el reconocimiento y cumplimiento de los derechos de todas las personas, en especial de grupos excluidos, como extranjeros, personas en condición de pobreza, indígenas, afrodescendientes, homosexuales y mujeres.

También garantizar las condiciones básicas de vida digna en salud, formación e ingresos, así como impulsar programas educativos que promuevan el reconocimiento y el respeto hacia la diversidad. De la misma manera, se resalta la importancia de que existan más espacios públicos de reunión y opciones de transporte público, que permitan a la gente diversa compartir en el mismo espacio.

TOMADO DE:  http://www.prensalibre.cr/lpl/nacional/92836-inclusion-social-reto-pendiente-para-costa-rica.html