Aulas que no contaminan

Escuelas dan el paso hacia la sostenibilidad ambiental

 

 

Las escuelas y colegios del país empezaron un camino hacia la carbono neutralidad. Se trata de una iniciativa que pretende cambiar las costumbres de los alumnos para apoyar la meta que Costa Rica tiene para 2021.

El proyecto arrancó con una medición de contaminantes en tres centros educativos piloto, para crear un manual que será utilizado por todas las escuelas.
Los centros que se sumen a esta medida lograrán disminuir el consumo de electricidad, pues reemplazan los sistemas convencionales por luces de ahorro.
Además aumentan la cantidad de oxígeno en los alrededores del centro educativo con la siembra de árboles.
Una de las ideas que involucran a los estudiantes es la creación de huertas escolares para el consumo de los comedores y así enseñarles la importancia de producir los alimentos.
Los centros participantes lograrán la Bandera Azul Ecológica con un máximo de cinco estrellas, dependiendo el nivel de logros alcanzados.
“Asumimos el compromiso de invertir en un programa que ha llevado los temas más relevantes sobre el cambio climático a los centros educativos del país e incorporar el tema ambiental en su esquema de valores”, indicó Ileana Rojas, gerente de Recursos Humanos de Davivienda.
Adicionalmente al proyecto Escuelas Carbono Neutral se incluyeron los edificios, Raventós y CENADI, ambos del Ministerio de Educación, dentro del programa Bandera Azul, permitiendo que el personal que apoya la labor de las direcciones regionales también se apropien del tema.
La ejecución de esta iniciativa ha sido posible con el aporte económico de Davivienda y las contribuciones mensuales que realizan los colaboradores del banco, a través del programa un “Poquitico de mí”.
“Intereses comunes entre el Estado, empresa privada y sociedad civil nos llevan a trabajar de manera conjunta por un proyecto país y el bienestar de las futuras generaciones”, dijo Silvia Lara, directora Ejecutiva de AED.
Los tres centros educativos que sirvieron como piloto en el proyecto son, Escuela Miguel Obregón Lizano, de Tibás; Instituto de Educación General Básica República de Panamá, y Liceo Experimental Bilingüe José Figueres Ferrer, de Cartago.
Fueron galardonados con Bandera Azul del periodo 2012, dos con tres estrellas y uno con cuatro en el caso del Figueres Ferrer.
La alianza ahora trabajará en conjunto para desarrollar un proyecto de escala nacional pero en el tema de adaptación al cambio climático, de manera que se les dé continuidad a los logros alcanzados.
El Ministerio de Educación dará seguimiento a los proyectos de los centros y los ayudará en los procesos de medición y calificación de la Bandera Azul.

TOMADO DE:  https://www.larepublica.net/app/cms/www/index.php?pk_articulo=533307082