Bancos del siglo XXI

Combinar tecnología con servicio al cliente, buscan entidades

 

 

Imagínese entrar a una oficina bancaria donde no hay personal en las cajas, ni oficiales de crédito ni demás personal de atención. Solamente está un guía de servicios que lo orientará para que usted mismo haga sus transacciones financieras.

Esta propuesta de autoservicio la ofrecerá el Banco Nacional a sus clientes, a partir del año próximo, en el distrito de San Sebastián, al sur de la capital.
“Será una oficina experimental, un concepto totalmente diferente de banca”, prometió Fernando Naranjo, gerente general de dicha entidad.
Ya otros bancos empezaron a poner a tono sus oficinas de cara al siglo XXI.
Un ejemplo de ello es el Banco Popular, que cuenta con dos oficinas de atención diferenciada tanto en el Paseo Colón como en el Mall Multicentro, en Desamparados.
Allí, el cliente dispone de pantallas táctiles con información de tasas de interés y servicios, cajeros remotos —atención similar a la de un autobanco—, y oficiales de servicio que les dan seguimiento a sus gestiones en la sucursal.
El concepto llamado BP Total está ideado para personas que no están familiarizadas o no les gusta hacer sus transacciones vía Internet.
“La atención que se brinda con este modelo de servicio va orientada a la practicidad cuando las personas no puedan realizar un trámite específico desde la comodidad de su hogar u oficina”, dijo Dannia Villegas, directora regional del Banco Popular.
En las sucursales del BAC, sus cajeros automáticos llamados ATM Full permite hacer depósitos en efectivo o cheques, pagar tarjetas y servicios públicos sin necesidad de ir a la ventanilla. Pero igual, hay una ejecutiva atenta a las dudas del cliente.
Esta forma de hacer negocios va alineada con las tendencias internacionales de ofrecer a los clientes todo tipo de servicios bancarios, pero sin la despersonalización de la banca por Internet.
En España y Suramérica ya hay varios ejemplos de servicios de este tipo.
Por ejemplo, el banco español BBVA ofrece un modelo de sucursal futurista que convierte la visita a sus sucursales en toda una experiencia para el usuario, donde puede hacer algunos trámites por su cuenta, y en otros consultar con un asesor especializado.
La oficina es solo un canal más de servicio, que se complementa con la página web y el uso del teléfono móvil para hacer sus transacciones.
En nuestro país, los bancos siguen ahora un nuevo modelo constructivo que propicia un ambiente amigable, tecnológicamente avanzado y de la mano de la producción sostenible, dijo Mario Rivera, gerente general del Banco de Costa Rica.
Lo que es definitivo, es que ningún modelo es excluyente del otro. Aun con la banca electrónica y los servicios en línea, la gente seguirá visitando el banco por lo que las sucursales deberán convertirse en instalaciones agradables para mayor satisfacción de los clientes, sostuvo Xarie Hernández, gerente de Mercadeo de Banco Promerica.

TOMADO DE:  https://www.larepublica.net/