Vía a Limón depende de un papel

Viajes seguros para conductores y menor tiempo serán los beneficios

Resumen
Aprobar una ley es el último paso para modernizar la autopista a Limón, pues el dinero ya está en manos del Estado.
Se trata de la solución para garantizar a los conductores viajes seguros en una calle de cuatro carriles, y lograr que los contenedores duren 20 minutos menos en llegar a los puertos del Caribe.
De esta forma, se evitará el costo de $900 mil diarios, por los cierres repentinos por el hundimiento de puentes o derrumbes, que afectan a los transportistas.

 

 

Lograr un acuerdo y evitar que la remodelación de la ruta se convierta en tema político, podría acelerar la aprobación en la Asamblea del proyecto de ley para ampliar la calle a Limón.
El dinero está listo, proviene de un crédito chino de $400 millones y $90 millones restantes que pondrá Costa Rica.
El dinero será entregado por el Banco de Exportaciones e Importaciones de China, a un plazo de 20 años con una tasa del 3,5%, con un periodo de gracia razonable con el objetivo de no golpear la finanzas del Estado.
Sin hacer muchos cambios a la propuesta actual, los cinco diputados que representan a la provincia están de acuerdo en que se debe aprobar la ley cuanto antes.
Construir nuevos puentes, reforzar los actuales y ampliar a cuatro carriles más de 100 kilómetros de la ruta a Limón son parte del nuevo proyecto chino en el país.
Las obras impactarán en el sector de Río Frío, y beneficiará el tiempo de acceso a la provincia.
Entre las novedades, destaca la colocación de aceras y pasos peatonales que se complementarán con una ciclovía.
Este proyecto propone que sea una empresa china la responsable de desarrollar las obras, en un plazo de tres años y medio.
Mejorar la carretera complementará la puesta en funcionamiento de la terminal de contenedores de Moín, cuya construcción debe iniciar este año.
Esta obra servirá para entroncar la vía que unirá la Zona Norte del país con el Caribe, gracias la construcción de la carretera de Bajos de Chilamate.
Esto permitirá que los transportistas que viajan desde San Carlos, con productos principalmente agrícolas, tengan una ruta directa y eviten el desvío actual por San José
Además, la ampliación a cuatro carriles permitirá que sea una ruta segura, disminuyendo la posibilidad de choques frontales.
Por esta circunstancia, han muerto 17 personas en accidentes en lo que va del año.
Modernizar la carretera es una necesidad para los transportistas y empresarios que trasladan sus productos o materias primas a los puertos de Limón.
Diariamente se realizan 5,5 mil viajes de contenedores entre San José y Moín.
El costo de cada uno se reduciría un 5% ya que bajan el consumo de diesel y el tiempo para llegar a los puertos.
El reciente cierre de la ruta 32, por la caída del puente sobre el río Parismina, evidenció que la carretera necesita mejoras y que la ruta por Turrialba es insuficiente.
Reforzar los puentes a lo largo de la ruta también es una necesidad urgente señalada por varios estudios técnicos del MOPT.
Cada vez que la ruta se cierra por derrumbes o daños que impiden el paso, los transportistas pierden cerca de $200 mil diarios.
A esto se suman las pérdidas de los exportadores calculadas en $200, por cada envío que hacen a Moín y que debe desviarse por Turrialba.
Finalmente, la naviera y las compañías estibadoras deben mantener más contenedores ocupando espacios debido al atraso de los camiones que los sacan del puerto y esto resulta en gastos que alcanzan los $700 mil por jornada.