Construcción: Salvavidas para desempleados

Candidatos prometen hasta 500 mil nuevos puestos en cuatro años

 

El efecto dominó que generarían la construcción y la inversión en infraestructura, es la principal herramienta que proponen los candidatos presidenciales para resolver el problema del desempleo.

De esta forma, pretenden acabar con las penurias que sufren en este momento dos de cada diez personas en capacidad de trabajar.
La idea de los aspirantes es revivir el sector de la construcción con todo el dinamismo que disfrutaba antes de la crisis de 2008, y que trajo como consecuencia la pérdida de miles de empleos.
La apuesta es sencilla, impulsar la economía por medio del arreglo o edificación de nuevas carreteras, puentes, escuelas y viviendas, entre otras obras de infraestructura.
El objetivo es que la construcción privada y la inversión pública se conviertan en la punta de lanza de una onda expansiva, que incluya un mayor consumo interno, nuevas empresas y hasta 500 mil nuevos empleos en cuatro años.
Para lograr ese cometido, apuestan también a la reducción de trámites y al fomento de las pequeñas y medianas empresas.
Otra idea sería utilizar parte de las pensiones complementarias que ya suman $5 mil millones para impulsar la construcción, los cuales, podrían ser utilizados para desarrollar grandes carreteras o puentes, bajo un fideicomiso.
Con ese dinero, el Gobierno no tendría que preocuparse por la falta de recursos, pues solo para poner varios ejemplos, alcanzaría para construir la Trocha Fronteriza, la Platina, la Carretera a San Ramón y ampliar la Ruta 32 hacia Limón, por menos de $1 mil millones.
Otra forma de lograr ese cometido, es a través de las concesiones de obra pública.
Por otra parte, los candidatos plantean mejorar las condiciones para que los inversionistas construyan más casas para la clase media.
Actualmente el desempleo afecta hasta 20 personas por cada 100 que pueden trabajar, de acuerdo con la Universidad Nacional, mientras que el INEC lo estima en la mitad de esa proporción.
En el peor de los casos se trataría de 450 mil personas que buscan empleo.
Al margen de la cantidad, los aspirantes presidenciales concuerdan en que este es uno de los principales problemas del país, incluso el prioritario, de acuerdo con Johnny Araya, de Liberación Nacional, y con Otto Guevara, del Movimiento Libertario.
Antes de la crisis del 2008 había 90 mil trabajadores directos asociados a la construcción, mientras que para finales del año pasado esa cifra era de apenas 80 mil personas.
Esto implica que la recuperación de este sector ha sido lenta, aunque ya se empiezan a ver señales de acuerdo a la Cámara de la Construcción

 

 

Esteban Arrieta

TOMADO DE:  https://www.larepublica.net/