Reparar la platina, casi un puente nuevo

Próximo arreglo reforzará las bases, pero superficie continuará en mal estado durante un año

Próximo arreglo reforzará las bases, pero superficie continuará en mal estado durante un año

 

Construir un nuevo puente contiguo al paso por la platina habría sido posible, casi con la misma cantidad de dinero que se ha gastado en los fallidos arreglos y que se invertirá en las próximas obras.

Colocar una nueva estructura sobre el río Virilla en la General Cañas era parte del contrato con la firma OAS en la ampliación de la vía a San Ramón, cuyo costo rondaba los $18 millones, mientras que el Mopt —contando los nuevos arreglos— gastará en reparaciones $13,6 millones.
Las nuevas obras que pretenden estirar la caducada vida útil del puente de la platina iniciarán con el reforzamiento, trabajos que durarán un año, es decir la superficie por la que transitan los carros a diario seguirá en mal estado hasta noviembre de 2014. Mientras que el puente nuevo habría estado listo en mayo del próximo año.
La solución más lógica para poner punto final al problema de la platina habría sido construir un nuevo puente para reemplazar el actual que cumple casi cinco décadas de uso, prácticamente sin mantenimiento.
Si la empresa brasileña OAS hubiese iniciado la ampliación de la carretera entre San José y San Ramón, tendría que construir un puente justo a la par del de la platina, la nueva estructura habría costado $18 millones.
Invertir en concreto estructural poco más de $500 mil y comprar losas para la superficie del puente por $350 mil era parte de los planes establecidos en el contrato de concesión refrendado por la Contraloría.
Además, el nuevo puente tendría cuatro carriles, se habría construido bajo los nuevos parámetros del Código Sísmico y con todas la recomendaciones técnicas de Lanamme.
Por otra parte, los cinco arreglos fallidos realizados por Conavi y la firma Soares da Costa, sumados a las nuevas reparaciones que iniciará en la platina Codocsa en los próximos días sumarán $13,6 millones, cantidad suficiente para construir una nueva estructura.
Sin embargo, la nueva reparación —aunque será más profunda y reforzará el puente desde las bases—, tampoco se puede garantizar como la solución definitiva.
Esta estructura tiene casi cinco décadas de antigüedad y su vida útil era 15 años, a esto se debe sumar la falta de mantenimiento y el exceso de carga que soporta a diario.
En 2011, se “reparó” la superficie del puente y se sustituyó la capa asfáltica por una serie de rejillas rellenas de concreto, sin embargo, el deterioro actual de esa obra es evidente.
Desde hace dos semanas se viene anunciando el inicio de la reparación definitiva en la platina, pero atrasos en estudios de suelo y otros trámites postergaron el arranque de las obras.
Durante un año completo los trabajos se centrarán en reforzar las bases del puente, colocar un relleno para estabilizar y construir una nueva cercha para dar mayor soporte a la estructura.
Básicamente se busca “revivir” un gastado y abandonado puente.
Más allá de las mejoras y para estirar la vida útil del puente más importante del país, los conductores no verán ninguna solución de forma inmediata.
Si el arreglo inicia este mes la superficie del puente seguirá llena de huecos hasta noviembre del próximo año cuando se haga el cierre de la vía para sustituir las rejillas por las nuevas losas de concreto que deberían —por fin— permitir un tránsito fluido en la autopista.
Tan mal está la superficie del puente, que la noche de este lunes se cerró el paso para colocar concreto en los huecos más grandes.
Reparar el puente de la platina se ha convertido en uno de los retos más grandes de infraestructura de los últimos años y ha puesto en evidencia los problemas que existen en las instituciones encargadas de mejorar las calles del país.

TOMADO DE:  https://www.larepublica.net/