América Latina se monta en bicicleta

 

No todo es humo en las ciudades latinoamericanas. Un reciente estudio dado a conocer por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) destaca el creciente interés que está despertando el ciclismo como el medio de transporte más económico, sano y respetuoso con el ambiente en toda la región.

Según el estudio Biciudades 2013, del 0,4% al 10% de la población utiliza la bicicleta como su principal medio de transporte en 11 ciudades de América Latina y el Caribe.

La magnitud realmente se puede ver con el número de desplazamientos diarios en bicicleta, cuyo promedio diario ronda los 84.000 y el millón en las ciudades más grandes de la región, con México D.F a la cabeza.

Para este análisis, el BID colaboró con un equipo de estudiantes de la American University de Washington, D.C., con el fin de investigar el alcance de la infraestructura, las políticas y el activismo que fomentan el uso de las bicicletas como transporte en algunas de las ciudades más grandes de América Latina.

Fueron contempladas Asunción, Cochabamba, Cuenca, La Paz (Baja California Sur), Manizales, Montego Bay, Montevideo, Bogotá, Buenos Aires, Lima y Ciudad de México.

Según el estudio, la capital de la infraestructura vial para bicicletas es Bogotá, con un total de 376 kilómetros de carriles exclusivos para ciclistas. En Montevideo, que se destaca también en este aspecto junto conCochabamba en la categoría de ciudades medias, las iniciativas Gente en Bici y Ciclovida Urbana reunieron las firmas de 10.400 personas con el fin de solicitarle al gobierno más infraestructura para este medio de transporte.

Por su parte, la ciudad brasileña de Sao Paulo cuenta con una instalación de estacionamiento llamado Ascobike, el cual alberga a más de 1.700 bicicletas todos los días, como parte de una iniciativa comunitaria que se financia con cuotas mensuales de los socios.

Muchas ciudades también ha establecido “ciclorecreovías” o carriles para ciclistas temporales, que crean un espacio protegido para andar en bicicleta los fines de semana. Iniciativas colectivas también impulsan el uso de este medio de transporte de forma recreativa, como la Cleteada Urbana en San José, el pasado 22 de septiembre, para celebrar el Día Mundial sin Automóviles.

Ahora bien, no siempre la gente apoya las iniciativas de movilizarse en bicicleta porque, según señala el estudio, pese a que las ventajas de utilizar este medio de transporte parecen estar claras, la bici se asocia con un estatus socioeconómico bajo y aspectos como la seguridad y el robo tienen su gran peso también.

Lo cierto es que las ciudades latinoamericanas, San José incluida, están llegando al límite de su capacidad para movilizarse y, como sucede en Costa Rica, el transporte en auto se convierte en una de las fuentes principales de emisiones de gases de efecto invernadero, además de que la calidad de vida disminuye de forma sensible.Claro que también hay un tema de infraestructura y seguridad vial que hay que mejorar muchísimo.

Pero como estos latinoamericanos que han adoptado la bici como su sistema de transporte, ¿estaría usted dispuesto también?

TOMADO DE:  http://wvw.elfinancierocr.com/