Negocios que no declaren Renta se exponen a multa de ¢200 mil

Plazo se vence el próximo 16 de diciembre

Expertos aconsejan tener asesoría externa.

NAC18-1-IMPUESTO-TRIBUTACION

El impuesto sobre la Renta grava las utilidades generadas por cualquier actividad o negocio de carácter lucrativo.

Con el cierre del período fiscal, todas las personas físicas o jurídicas que realicen actividades o negocios de carácter lucrativo deben presentar y cancelar el Impuesto sobre la Renta, pues de no hacerlo se exponen a una multa que supera los ¢200 mil.

Así lo recordó el director de la Dirección General de Tributación (DTG) dependencia del Ministerio de Hacienda, Carlos Vargas, quien agregó que además de la multa se deben afrontar las sanciones por mora e interés.

“Aparte de las sanciones por mora e interés que deberían pagar sobre el impuesto adeudado, se exponen a una sanción equivalente al 50% del salario base que oscila alrededor de ¢200 mil, números cerrados por presentación tardía de la declaración”, aseguró.

Indicó que con respecto a la forma en cómo se debe declarar el impuesto, este debe presentarse de forma electrónica por medio de un programa diseñado para ello, y por su parte la cancelación debe hacerse ya sea por medio de Internet o de forma física.

“Se tiene que elaborar por medio del programa y hay dos opciones para su presentación, ya que se haga por Internet o en el caso del impuesto sobre la renta, existe todavía la posibilidad de que impriman la declaración y la presenten”, acotó el jerarca.

PLAN DE ACCIÓN

Sobre qué consejos pueden tomar los contribuyentes para que se les sea más fácil el proceso de declaración de Renta, un plan de acción o un cronograma e incluso asesoría externa resultan importantes, según los expertos.

“Primero, saber cuál es la actividad de su empresa, lo segundo es definir cuáles son las obligaciones de impuestos que tiene. A partir de ello, hacer un cronograma o plan de acción de todas las cosas o actividades que debe hacer o cumplir para no incurrir en carreras de última hora. Tener todo planificado”, afirmó Germán Morales, socio de Impuestos de la internacional firma Deloitte.

Morales agregó que con respecto al tema de asesoría externa, este dependerá de cuán claro tenga el contribuyente los factores para realizar su declaración.

“Hay que contar con un panorama claro del proceso que significa pagar impuestos, teniendo claro los tributos que le corresponden a la compañía, renta, ventas, y otros. A fin de poder tener un plan o cronograma que permite tener certeza de lo que se tiene que hacer. De no contar con ello, es recomendable solicitar asesoría a un externo, para cumplir sus obligaciones, sin riesgo y pago de multas”, aseveró.

Por su parte, sobre cuáles son los principales errores en los que se incurre en la declaración de Renta, el experto dijo que entre estos se encuentra la falta de información necesaria para reportar correctamente los impuesto, así como la falta de conocimiento sobre lo que se debe hacer.

El Ministerio de Hacienda también recordó que todas aquellas personas físicas que no generaron ingresos superiores a los ¢3.171.000 están exentas de la obligación.

Contrario a este escenario, todas aquellas que generaron más de esta cantidad deberán tributar sobre una tasa del 10%, 15%, 20% y 25%, este último los que obtuvieron ganancias superiores a los ¢15.827.000.

Por su parte, con respecto a las tarifas del impuesto sobre las utilidades para personas jurídicas se aplicará una tasa del 10% para aquellas con ingresos brutos hasta los ¢47.451.000, mientras que una del 15% con ganancias de hasta los ¢95.447.000 y del 30% con ingresos brutos de más de ¢95.447.000.

El impuesto sobre la Renta grava las utilidades generadas por cualquier actividad o negocio de carácter lucrativo que realicen las personas físicas o jurídicas en el territorio nacional durante el período fiscal ordinario o especial.

TOMADO DE:  http://www.prensalibre.cr/