Burocracia retrasa obras por terremoto

A un año, según el Gobierno

 

Hospital de Puntarenas mantiene dificultades.

NAC10-2-LAURA

Chinchilla inauguró la nueva Sala de Emergencias del Hospital Monseñor Sanabria.

 

El avance de las distintas obras, producto del terremoto de Nicoya el pasado 5 de setiembre de 2012 se habría visto retrasado por la burocracia estatal, según afirmó la presidenta de la República, Laura Chinchilla, a un año del desastre, en su rendición de cuentas.

El acto se llevó a cabo en Puntarenas, en las instalaciones acondicionadas de Emergencias del Hospital Monseñor Sanabria, zona que fue remodelada para albergar salas de quirófano, pacientes internados y demás módulos de atención básica.

De acuerdo con la Mandataria, tras el terremoto se establecieron prioridades de acción para atender a los afectados, en los niveles de restablecer los servicios básicos, rehabilitar instalaciones de salud y educación, y las necesidades de reemplazo de vivienda.

Según Vanessa Rosales, presidenta de la Comisión Nacional de Emergencias, en proceso o en ejecución existen siete diferentes proyectos, apoyo a las municipalidades para atender a los más de 300 mil afectados por el sismo. Además, está en reconstrucción del Área de Conservación Tempisque, condiciones de operación complicadas.

Por su parte, el viceministro de Vivienda, Roy Barboza, afirmó que de las más de 3 mil familias afectadas por vivienda, el mayor número se localizó en Lepanto, y se han atendido 1.040 casos, con una inversión de más de ¢3.400 millones en toda la provincia de Puntarenas.

Al igual que Chinchilla, Barboza señaló que los retrasos en la atención básica se deben a la burocracia para la obtención de terrenos, así como al hecho de que no está contemplado en la legislación nacional la atención en el campo habitacional a personas que no están en condición de pobreza y perdieron su casa.

HOSPITAL DE PUNTARENAS

En cuanto a los avances en la habilitación del Hospital Monseñor Sanabria, en Puntarenas, paralelo a la demolición del edificio que sufrió daños, se está trabajando en la obtención de un lote del Consejo Nacional de Producción (CNP), y un préstamo por $120 millones al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para su construcción. Entre setiembre y octubre, el terreno ya estaría en manos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), luego de que el CNP lo pase al Ministerio de Hacienda, y este a la CCSS, como pago por sus deudas con la institución.

Sin embargo, el personal médico y administrativo que trabaja en esta entidad sigue haciéndolo en condiciones de hacinamiento, con olores a aguas negras y otras incomodidades, situación corroborada por el director del hospital, Randall Álvarez, quien señaló que se trabaja para superarlas.

Por otra parte, el diputado por la provincia de Puntarenas del Partido Unidad Socialcristiana (PUSC), Rodolfo Sotomayor, señaló que si bien es cierto, que existen estas limitantes en la acción del Poder Ejecutivo debido a la legislación nacional, le corresponde al Gobierno indicarle a la Asamblea Legislativa qué reformas deben realizarse para concluir la atención en estos casos de emergencia.

Álvarez, del Hospital Monseñor Sanabria, explicó que las obras para atender la infraestructura dañada por el terremoto se encuentran concluidas en un 60%, sin contar desde luego, el edificio. En el caso de la provincia de Guanacaste, el avance en las obras de uso público se encontraría en un 80%, según las autoridades locales.

TOMADO DE: http://www.prensalibre.cr/