Aumento del autoempleo

La crisis económica a finales del 2008, que todavía trae cola y afecta el crecimiento económico de la región, continúa perjudicando negativamente la creación de puestos de trabajo y quizás sea la razón por la cual el autoempleo aumentó en un 6,48% en los últimos 12 meses.

El autoempleo se define como una actividad realizada por una persona que trabaja para ella misma en forma directa, generando su propio ingreso económico. En muchos casos la persona entra al autoempleo cuando es despedido, no encuentra trabajo, y ve la alternativa de generar una actividad económica propia como una salida para enfrentar una contracción del mercado laboral, como la que actualmente existe en el país.

La tendencia hacia el alza en el autoempleo en Costa Rica se evidencia cuando pasó de representar un 17,4% del total de trabajadores reportados en la CCSS en octubre de 2008 a un 22,94% en junio de 2013.

Mientras la tasa de crecimiento de empleos por cuenta propia crece al ritmo del 6,48%, la de la empresa privada se encuentra al 1,13%, la de las instituciones autónomas al 6,42%, la del Gobierno al 1,64%, la de convenios especiales al -3,01% y la del servicio doméstico al 5,51%. Esto significa que el autoempleo ha crecido por encima de los puestos de trabajo generados por la empresa privada y la pública.

Estos datos aportados por el Observatorio de la Coyuntura Macroeconómica de la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA), con cifras de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), no nos indican las razones del alza, pero podríamos inferir en que se debe al leve crecimiento de la oferta laboral, especialmente en las mujeres y los jóvenes que son quienes más padecen el desempleo.

Lo importante por destacar de este 22,95% de autoempleos es que unas 367 mil personas, en vez de quedarse cesantes lamentando su mala suerte, se inclinaron por identificar, desarrollar y dar vida a una visión que podría convertirse en una oportunidad para la creación de una nueva empresa y de alguna manera se atrevieron a realizar una inversión inicial formada bajo condiciones de riesgo y considerable incertidumbre.

Estas personas con valentía decidieron no esperar que “el maná cayera del cielo” y se enfrentan a la sociedad económicamente activa con una actitud positiva y espíritu competitivo.

Y cuando esto ocurre, optar por ganarse la vida dignamente con los recursos propios, el Gobierno debe de alguna forma (incentivos, programas educativos, financiamiento) apoyar los primeros pasos de estos negocios, para que se fortalezcan, crezcan y generen más empleos.

El autoempleo, poco a poco, ha demostrado ser una buena alternativa laboral y viable para el crecimiento profesional.

Aunque la economía mejore y por consiguiente la oferta de trabajo, la meta de alcanzar estabilidad financiera, aunada a la flexibilidad en horario e independencia laboral, son algunas razones por las cuales el autoempleo genera desarrollo.

TOMADO DE:  http://www.prensalibre.cr/