Partidos no aumentarán deuda política

Aunque no es jurídicamente exigible

Coinciden en que es lo mejor para el país por el déficit fiscal.

 

NAC4-2-GRAFICO-DEUDA-POLITICA

Gráfico: Carlos Flores Mata.

El país enfrenta un problema “alarmante e impostergable” de déficit fiscal que alcanza el 3% del Producto Interno Bruto (PIB), equivalente a ¢737.609 millones, según las cifras del Ministerio de Hacienda.

Esto caló en los partidos políticos que, en plena precampaña electoral, ya están decididos a no aumentar dicha cifra, y por ello enrumbarán sus gastos económicos en un 0,11% y no en 0,19%, como lo establece la Constitución Política del país.

Este monto corresponde al PIB de 2012, debido a que, según explicó Diego Brenes, asesor de gestión política del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), se establece la cantidad de dinero del año tras anterior a la elección presidencial.

A su vez, Brenes rescató que la misma Constitución Política brinda la posibilidad de que se realicen por vía legal reducciones al monto. Esto sucedió en 2010, cuando se destinaron ¢17.174 millones correspondientes a un 0,11% del PIB, como contribución estatal para los partidos políticos, mientras que en 2006 fue de ¢13.956 millones.

Para esta ocasión, la cifra se duplica en comparación con el último año electoral, pues ahora será de ¢36.295 millones, pero fijados en un 0,19%, porque hasta el momento no se ha firmado ninguna ley para reducir el monto.

Es así como las agrupaciones políticas que buscan llegar a Casa Presidencial manifestaron que un 0,11 es un porcentaje que pueden llegar a cumplir mediante campañas austeras, sin despilfarrar dinero.

No obstante, eso requiere de disminuir la inversión en algunos rubros. En el caso del Frente Amplio, Rodolfo Ulloa, secretario general, indicó que reducirán principalmente en tres puntos de forma proporcional, los cuales corresponden a publicidad, organización, así como las capacitaciones.

Por esta razón, buscan alternativas mediante comunicación directa con las personas, realizando más visitas, además de entrega de volantes con información respectiva del candidato José María Villalta.

Por otra parte, a pesar de ser un nuevo partido político, Nueva Generación también está de acuerdo con un 0,11%. “Veo que todos los candidatos, ya sea por cálculo político o por lo que sea, no van a gastar más que eso, aunque no haya reforma legislativa”.

“Pienso que debemos avanzar a un sistema de financiamiento de partidos en donde se apoye a lo que el Tribunal está proponiendo, en que haya franja electoral para que todos los candidatos tengamos la oportunidad de darnos a conocer”, declaró Sergio Mena, aspirante presidencial de Nueva Generación.

Uno de los primeros en anunciar que hará su campaña electoral basado en un 0,11% fue el candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC), Luis Guillermo Solís, en lo que proporcionalmente les corresponde de la deuda.

“Eso quiere decir que vamos a hacer un esfuerzo significativo, al igual que lo hemos hecho en otras campañas, porque esta sea austera, sea una campaña que refleje un momento crítico de la economía costarricense, tanto fiscal como en lo productivo”, afirmó Solís con anterioridad.

A esto se sumó el fin de semana el Partido Liberación Nacional, que acordó en la Asamblea Nacional utilizar un 0,11% de la deuda política.

Mientras que en el Movimiento Libertario aún no definen sobre cuál porcentaje realizar sus gastos. Según Ronaldo Alfaro, vicepresidente de dicha agrupación, durante esta semana se reunirá el Comité Ejecutivo para definirlo.

DE PALABRA, PERO NO JURÍDICO

A pesar de que todas las agrupaciones políticas han señalado que harán sus presupuestos basados en un 0,11% e incluso partidos como el Frente Amplio enviaron una carta al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) donde se comprometen de forma voluntaria para solicitar en la liquidación de gastos correspondiente a la campaña electoral, eso no tiene validez jurídica y por tanto, en el momento de cobrar, podrían hacerlo basados en el 0,19%.

Otro ejemplo de dicha iniciativa la constituye Solís, que firmó una carta de compromiso público para reducir los gastos, se aprueben o no los proyectos de ley que en este momento esperan por ser discutidos en la Asamblea Legislativa.

“Que los partidos políticos digan que voluntariamente se someten a respetar y pedir un 0,11% sería una cuestión que no sería jurídicamente exigible y quedaría en la voluntad de ellos así hacerlo. Porque si no hay reforma legal, el Tribunal hace todos los cálculos con base al 0,19%. Si no se aprueba una reforma legal, los cálculos son siempre con el 0,19% y podrían tener acceso a mucho más dinero que el que les representaría calculándose con el 0,11%”, mencionó Brenes.

Asimismo, Brenes aclaró que a pesar del compromiso escrito, si el partido político aduce que gastó más dinero del 0,11%, entonces no se ve obligado a cumplir su compromiso y por tanto puede solicitar el 0,19%.

FINANCIAMIENTO

El financiamiento es quizás el tema que más dolores de cabeza provoca a los partidos políticos. Por eso, en época de ahorro, Ulloa dijo que en el Frente Amplio se están financiando con contribuciones voluntarias de los militantes.

“Esperamos que la Sala Constitucional resuelva pronto lo de los certificados de contribución estatal para que podamos usarlos y eventualmente para buscar préstamos en los bancos, pero si llegamos a la situación de que la Sala no resuelve y no hay posibilidades de financiarse por la vía de los certificados, tendríamos que analizar bien lo de los préstamos”, expresó Ulloa.

Otro partido que también se está financiando con el apoyo de sus simpatizantes es Nueva Generación, además, Mena recalcó que ellos efectúan una campaña austera y que solo gastaron ¢75 mil este fin de semana en la Asamblea para escoger los candidatos a diputados por Limón.

“Unos aportan ¢1.000, otros ¢6.000, otros ¢12 mil, no recibimos grandes aportes de nadie y de esa forma estamos subsistiendo”, destacó Mena.

Mientras tanto Rodolfo Hernández, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), comentó que se financiarán mediante préstamos bancarios a partir del 2 de octubre. “Me parece que es una buena forma, es una buena posibilidad, pagaremos lo adeudado con los bancos cuando ya se pueda recibir la deuda política y además me gusta, porque es una forma transparente con controles adecuados, como a mí me gustan”, mencionó.

También, Ronaldo Alfaro aseveró que por el momento no están recibiendo ningún tipo de dinero y que mantienen los gastos de operación de la casa libertaria con lo que recaudaron mediante las precandidaturas a diputados, monto que asciende a ¢50 millones.

PROYECTOS DE LEY

Actualmente, tres proyectos de ley buscan ganar la batalla para reducir de forma legal la deuda política, dos de ellos de manos de la legisladora del PAC, Jeannette Ruiz. El primero es el 18357, donde precisamente se pretende establecer la reducción de la deuda política.

Los aspirantes presidenciales Luis Guillermo Solís del PAC, José María Villalta del Frente Amplio y Justo Orozco de Renovación Costarricense se manifestaron en favor de dicho proyecto.

“Cualquiera que sea el monto, de todas maneras debería ejecutarse únicamente lo que se gaste y yo sí apoyaría el proyecto, pero debe de ser consensuado. Es evidente que el partido de Gobierno lo está atrasando y otros partidos que van ahí y lo que quieren es protagonismo, entonces uno desearía una concertación para que nos favorezcamos todos, porque Costa Rica es de todos”, afirmó Orozco semanas atrás.

TOMADO DE:  http://www.prensalibre.cr