Cámaras piden políticas para proteger la urbanización

Enmarcan cuidado del agua como prioridad

CCC aboga por que AyA administre todos los acueductos.

NAC9-1-CAMARAS-1

Tanto laLa UNGL aboga por un trabajo en conjunto entre municipios e instituciones centralizadas, donde uno de los acuerdos sea la protección de las fuentes de agua.

Cámara Costarricense de la Construcción (CCC) como la Cámara Costarricense de Corredores de Bienes Raíces mostraron su preocupación ante la problemática que poco a poco se adueña de la mayor parte del territorio nacional, como es el desabastecimiento de agua potable, que impide el desarrollo de proyectos inmobiliarios.

Por lo anterior, ambas entidades pidieron políticas claras a los actores inmersos en esta situación pues, aunque señalaron que este problema no ha generado una crisis en sus respectivos sectores, sí son perceptibles las primeras secuelas que se están dando, por ejemplo, en el distrito de Colón de Mora (Ciudad Colón).

Gonzalo Delgado, presidente de la Cámara Costarricense de la Construcción, indicó que ya esta organización conocía del surgimiento de dicha problemática, cuando hicieron un proyecto en Puriscal para la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), que fue entregado aproximadamente hace más de un año.

“Efectivamente, lo que era la disponibilidad de agua, aunque existían las terminales, los ramales, la cantidad de agua es bastante limitada en época de verano, incluso faltaba agua. Esos lugares están bastante secos, como cerros de Escazú, Palmichal y toda esa zona tiene la disponibilidad de agua un poco restringida. Sí puede ser una limitación actualmente para desarrollar proyectos importantes. Para viviendas unifamiliares no creo que esté dando problema, pero para proyectos inmobiliarios sí, probablemente tengan que esperar un poco”, sostuvo Delgado.

Para el vicepresidente de la Cámara Costarricense de Corredores de Bienes Raíces, Andrés Zamora, la problemática del desabastecimiento de agua potable se debe más a malas decisiones políticas que a un faltante del líquido vital.

“No es que no haya agua necesariamente, más bien, no se han terminado de tomar algunas decisiones de infraestructura para que el agua pueda estar disponible en algunas ciudades que tienen que seguir creciendo, porque hacia el lado oeste es un crecimiento natural del comercio, de las casas de los costarricenses, porque va paralelo al crecimiento que va alrededor de la ruta 27”, dijo Zamora.

Para ambos directivos, la protección del recurso hídrico debe ser una de las medidas prioritarias donde se tiene que direccionar la atención del Gobierno y de la Asamblea Legislativa.

URGEN PLANES REGULADORES

Aunque el proceso para que todas las Municipalidades cuenten con un Plan Regulador camina lento en cada ayuntamiento, la Cámara de Construcción ve urgente que los municipios, más que todo de sectores montañosos, definan y hagan cumplir un desarrollo urbanísitico compatible con el medio ambiente, donde recursos como el agua no se vean en peligro.

“Con los planes reguladores esperaría que se tienda a densificar las ciudades como, por ejemplo, Santiago de Puriscal y así evitar un montón de construcciones pequeñas por todos lados que generan una red inmensa de aguas potables que finalmente tienen fugas o no tienen mantenimiento, entonces termina fallando todo el sistema completo. Al densificar podría ser una posibilidad de mejorar el aprovechamiento de todos los recursos”, mencionó Delgado.

Para el director ejecutivo de la Unión Nacional de Gobiernos Locales (UNGL), Leonardo Campos, las Municipalidades no deben verse como “los malos de la política”, pues existe una diferenciación de presupuestos y oportunidades en cada municipio, sumado al poco acuerdo que tienen instituciones centrales para avanzar con planes reguladores.

“Solo por hablar del ordenamiento territorial del Área Metropolitana, ya vamos por un asunto que va para su tercera edición, primero Progam, Postgam y ahora el Plan GAM; eso significa que no hay instituciones rectoras alineadas que faciliten que tanto Municipalidades pequeñas con escasa capacidad de recursos, así como las grandes puedan llevar a cabo ese ordenamiento”, resaltó Campos.

EL PAPEL DEL AYA

Para las Cámaras y los municipios, el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) debe tomar la batuta de esta situación; algunos ven en el AyA la respuesta para la problemática del desabastecimiento, otros se inclinan a una reconversión de la institución.

El alcalde de Mora, Gilberto Monge, es del pensamiento de que el AyA necesita una reingeniería y debe convertirse en una empresa de servicios públicos.

“Me parece que deberíamos ir hacia un modelo como el que funciona en Medellín, donde hay una empresa de servicios públicos que abarca la electricidad y el suministro de agua potable y alcantarillado sanitario, porque aquí debería más bien el ICE asumir el AyA”, manifestó Monge.

La Cámara de Construcción afirmó que desde hace años ha insistido en que el AyA debe mejorar proyectos que ya tiene definidos para mejorar el abastecimiento del agua.

“No es solo tener el agua, sino qué se hace después con ella, incluso hay ciertas zonas del oeste que no tienen conectores de aguas negras, entonces recurren a plantas de tratamiento, que se soluciona pero implica un costo adicional”, expresó Delgado.

Sin embargo, cuando se llega a ese equilibrio de decisiones, no se puede dejar por fuera el caso de Escazú, que a partir del año 2000 y mediante un convenio entre la Municipalidad y el AyA, pudo solucionar su problema de desabastecimiento y fue capaz de enfrentar el oleaje inmobiliario que inundó al cantón.

“Acueductos hizo una inversión muy importante en el año 2000, lo que solventó enormemente los problemas y siempre ha habido una buena distribución de agua, de hecho, viene un proyecto importante para darle agua al sector de Jaboncillos, donde ha habido una restricción, pero eso está por resolverse”, comentó el alcalde de Escazú, Arnoldo Barahona.

TOMADO DE:  http://www.prensalibre.cr/l