El retorno del PUSC, no del bipartidismo.

Escrito por Daniel Calvo en:  http://www.danielcalvo.com/

La nostalgia que todavía causa el bipartidismo de antaño en un importante porcentaje de la población costarricense podría ser engañoso y estarnos conduciendo a conclusiones equivocadas, porque el retorno del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) no implica necesariamente el del bipartidismo.

Presumiblemente la vuelta de los socialcristianos a la pelea electoral sí podría significar escenarios de mayor gobernabilidad. Por una sencilla razón.

Los socialcristianos ya han sido gobierno, comprenden de mejor manera los vericuetos del poder y, en razón de ello, son generalmente más abiertos a la negociación.

No es casual, entonces, que según la última encuesta de UNIMER para La Nación un 44% de las personas consultadas considere que el bipartidismo resolvía más los problemas del país y, por ende, vea más positivo dicho sistema.

Lo que despierta curiosidad es conocer las edades de quienes conforman ese porcentaje, probablemente ubicados fuera del 42% que representan actualmente las personas jóvenes en nuestro padrón electoral.

Hoy es ingenuo pensar que podríamos volver a ver una conformación bipartidista en la Asamblea Legislativa como la acontecida en el periodo 1994-1998, donde 53 diputados provenían de las dos principales fuerzas que se alternaban en aquel entonces el poder (28 PLN y PUSC 25,) representando el 85% de los votos en el Congreso.

Lo que uno puede vaticinar es un incremento en el número de diputados elegidos por el PUSC para la próxima administración. Lo anterior, producto de los últimos sondeos de opinión que brindan al PUSC entre un 10 y 12% de las preferencias electorales de los costarricenses, mismos números entre los que podría rondar el tamaño de su fracción legislativa a partir del 1° mayo de 2014.

No es cosa menor pues ese resultado, de concretarse, ubicaría a esta agrupación nuevamente como la segunda fuerza política del país en el Congreso, desplazando al Partido Acción Ciudadana (PAC).

Más allá del caudal de votos que logre conseguir el PUSC en el 2014, la distribución de los mismos en la elección de diputados es algo clave para los rojiazules, quienes cuentan con una compleja y bien construida estructura nacional a diferencia de otros partidos políticos, que aunque adormecida en los últimos años, a raíz de los escándalos de corrupción de dos expresidentes de la República, podría reactivarse en cualquier momento.

En el 2010 el PASE obtuvo 22.811 votos más que el PUSC a nivel nacional, pero los socialcristianos lograron dos curules más por la presencia de su estructura en todo el país.

El PUSC atraviesa en la actualidad un buen momento, que no sabemos si será temporal o pudiera extenderse por algunas contiendas.

Mucho de su éxito es debido a una estrategia inteligente que vienen siguiendo desde el 2009 y que aunada a elementos externos como la crisis que experimentan fuerzas como el PAC y el ML, colocan nuevamente a esta agrupación como la principal fuerza de oposición.

Entre los elementos de ese plan sobresalen:

  • Su apuesta por figuras de colmillo en la Asamblea Legislativa, como el caso de la exprimera dama Gloria Bejarano, y figuras que ya habían sido diputados en el pasado como Walter Céspedes, José Roberto Rodríguez y Luis Fishman, algo que no ha hecho hasta ahora el PAC..
  • La elección de precandidatos ligados a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), uno de los principales legados del Calderonismo, lo cual tiene un fuerte elemento ideológico y discursivo entre sus simpatizantes y que deja ver que el tema del rescate de la CCSS será una de sus principales banderas para la próxima campaña.
  • La elección de un outsider sin la menor experiencia partidista y electoral, quien puede hacer política de la anti política y que puede ser visto por algunos como una bocanada de frescura en un ambiente político nacional urgido de caras nuevas.

En el fondo, no se sabe a ciencia cierta si el PUSC logró arreglar sus problemas, o simplemente saca provecho de las crisis de sus rivales apostando a una imagen atractiva, pero vacía.

Tomado de:  http://www.danielcalvo.com/