MEP refuerza normas para mejorar calidad de la educación en comunidades indígenas

BOLETIN  MINISTERIO DE EDUCACION

Reforzar la identidad y elevar la calidad de la educación que reciben nuestras comunidades indígenas son los principales objetivos que persigue el Ministerio de Educación Mediante el nuevo Reglamento que reforma el Subsistema de Educación Indígena, contenido en el Decreto Nº 37801-MEP publicado este lunes en La Gaceta.

Este nuevo reglamento es el producto de un extenso proceso de consulta con las comunidades interesadas en cumplimiento del Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas. Dicho proceso se extendió desde setiembre de 2009 hasta agosto de 2012.

En el nuevo reglamento se replantean las particularidades de la educación indígena en términos de objetivos, idiomas, enfoque, organización y recursos humanos. Igual, se redefinen los procedimientos de consulta y participación de los pueblos indígenas en los procesos de toma de las decisiones que les competen en materia educativa, explicó el ministro Leonardo Garnier.

Si bien muchas de esas políticas datan desde 1993 cuando se creó el Subsistema de Educación Indígena, el mismo nunca contó con la estructura, procedimientos y mecanismos de participación claros que propiciaran el pleno cumplimiento de sus objetivos, expresó el ministro.

En ese contexto, dijo, ahora se están formulando las herramientas administrativas que permitan alcanzar la meta fundamental de enseñar a los niños y niñas de nuestras comunidades indígenas a preservar su identidad y su cultura al tiempo que se sienten integrados a nuestro país y al mundo. Queremos, por ejemplo, que nuestros niños indígenas aprendan a leer y a escribir en su idioma materno al igual que lleguen a dominar el español como idioma oficial de nuestro país. Para ellos es vital contar con planes educativos bilingües, pertinentes y contextualizados en todas las asignaturas, modalidades y niveles del sistema educativo.

Con ese fin, según Garnier, será necesario consolidar el programa para la formación universitaria de educadores y administradores originarios de las comunidades y pueblos indígenas, y darles participación activa en la formulación y ejecución de los planes de estudio.

De igual manera, agregó, el MEP deberá facilitar los recursos financieros, curriculares y pedagógicos que garanticen el derecho a la educación de todos los estratos de población que habitan esos territorios.

Para Garnier, este decreto culmina un largo proceso impulsado por su despacho para reconocer explícitamente –según lo establece la Ley del Día de las Culturas de 1994– el carácter multiétnico y pluricultural del país, así como para atribuirle dicho carácter a los planes de estudio en el contexto regional donde se impartan.

En ese sentido, acotó, se han venido estableciendo circuitos escolares indígenas en diferentes zonas del país, al tiempo que se creó la Dirección Regional Educativa de Sulà que agrupa a todos los territorios de tal naturaleza de la provincia de Limón. Asimismo, dijo, se reorganizó y reforzó el Departamento de Educación Intercultural a lo interno del MEP.

Actualmente se reconocen –sin perjuicio de que otros puedan ser también  incorporados en planes y programas del MEP– los idiomas Cabécar, Bribri, Ngöbe, Buglé y Maleku. Y en proceso de revitalización se encuentran el Teribe y el Boruca (Ver recuadro).

Todos estos avances, comentó Garnier, se han visto acompañados en los últimos años de una notable inversión de casi ?15 mil millones en materia de infraestructura educativa, equipamiento y  capacitación docente dentro de los territorios indígenas.