Comercio abierto con el mundo

El 80% del comercio ya está protegido por los TLC

Mejora en infraestructura y variedad en oferta exportable son los desafíos

Este semestre, más del 80% del comercio exterior del país estará resguardado por acuerdos de libre comercio.

Esto significa para los exportadores un mapa con más destinos donde vender, con la garantía de exoneración arancelaria y reglas de comercio más claras.
El intercambio comercial de nuestro país en los últimos diez años ha sufrido un gran cambio, pasando de tener garantías limitadas de inversión a acuerdos de libre comercio más amplios con más de diez TLC vigentes.
La estrategia acometió países que ya tienen tradición como socios comerciales, y también incorporó a otras regiones que no fueron destino natural, pero cuyo dinamismo las convierte en aliados atractivos.
Diversificar los acuerdos de libre comercio reduce la dependencia de un solo mercado, beneficio experimentado por los exportadores en este momento, en que Estados Unidos bajó el consumo de nuestros productos.
A la fecha se tienen aprobados 11 tratados, y se está a la espera de que entren en vigor y que se aprueben en la Asamblea Legislativa tres, los cuales son con la Unión Europea, Colombia, y con la Asociación Europea de Libre Comercio, que incluye Islandia, Noruega, Liechtenstein y Suiza.
Estos acuerdos regulan el 83% del comercio internacional del país, dando garantías a ese flujo mercantil y beneficio de ingreso con exoneración arancelaria.
Solo al país norteamericano, que es el principal destino, con el TLC se vendieron más de $4 mil millones, lo que significó un 39% de las bienes exportados, y la cantidad en importaciones sube a $7.700 millones, que abarcan un 44% del total.
Mientras tanto, con los dos tratados en proceso para acceder al mercado europeo, estarían resguardados más de $2 mil millones, cerca del 18,1% de las exportaciones del país.
Sin embargo, elevar la oferta local, tanto en variedad como en cantidad, es tan solo uno de los temas pendientes para sacar mayor provecho de estas ventanas de acceso preferencial.
La limitada capacidad portuaria va contra el aprovechamiento de los TLC, al restar agilidad al productor y bajar la productividad hasta en un 30%, aseguró Mónica Segnini, presidenta de Cadexco.
La tramitomanía es otro aspecto que le complica al exportador sacar provecho de los acuerdos firmados.

 

 

 

Tomado de:  https://www.larepublica.net/