Educación superior costarricense recibe $200 millones

educacion_recibe_200_millonesSan José.- El Gobierno de la República firmó esta mañana el decreto que aprueba el empréstito por $200 millones con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) para financiar el proyecto de mejoramiento de la educación superior.

El empréstito busca mejorar el acceso y la calidad e incrementar las inversiones en la innovación, el desarrollo científico y tecnológico, así como actualizar la administración institucional en el sistema de educación superior pública.

La presidenta de la República, Laura Chinchilla Miranda, destacó que este es uno de los préstamos más importantes que ha suscrito un gobierno costarricense a favor de la educación superior, porque está “muy bien diseñado, conceptualizado y alineado con los objetivos fundamentales en materia de cobertura con más determinación hacia esa sociedad del conocimiento y de innovación”.

Como parte del mejoramiento institucional se busca ampliar la infraestructura para la enseñanza, el aprendizaje y la investigación, además de actualizar las calificaciones de los docentes, y fomentar la evaluación y acreditación de los programas académicos.

El ministro de Educación Pública, Leonardo Garnier, acotó que este préstamo tiene tres objetivos primordiales. El primero es impulsar la modernización, ampliar la capacidad de estudiantes en diferentes sectores del país, apostarle a los proyectos de punta que las mismas universidades plantearon como parte de sus necesidades para atender las demandas nacionales, y para otorgar becas de posgrados a los profesionales, docentes e investigadores.

Otro de los fines del crédito es el fortalecimiento de la cultura de planificación estratégica a largo plazo, mediación, fijación de metas, rendición de cuentas, seguimiento y evaluación.

Asimismo, se fortalecerá la capacidad institucional para el realce de la calidad en programas como el Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (SINAES), en el sistema de información del Consejo Nacional de Rectores (Conare) y el observatorio laboral de la Oficina de Planificación de la Educación Superior (OPES).

Finalmente, se brindará apoyo para la coordinación, seguimiento y evaluación del mismo proyecto.