Cor-ticos

noticortosInterinos en riesgo. Casi 6000 trabajadores públicos interinos se encuentra en ascuas, en razón de un fallo de la Sala IV, que deja sin efecto el mecanismo empleado para su nombramiento. Por supuesto, el interinazgo no es prueba de idoneidad y va en detrimento de quienes ingresan por la vía del mérito. Por otra parte, surge como una solución excepcional para cubrir vacantes temporales o cuando el cargo no existe pero es necesario contratar a un funcionario como un recurso extraordinario. Tal parece que los interinatos se han convertido en una fuente para acomodar compromisos políticos o un recurso para evadir el proceso por el cual se demuestra la idoneidad.

Vuelven las cesantías. 400 empleados que más se capacitaron en el MEP se tomaron 873.521 días de licencia (equivalentes a 2426 meses) que le costó a la CCSS un total de ¢9.459,00 millones. La dolencia: trastornos de humor. En adición, el MEP tuvo que desembolsar ¢3.783,00 (40%). Este “logro” es uno de los tantos estímulos perversos incrustados en nuestra legislación. Si al funcionario público se paga lo mismo para que trabaje o para que no lo haga, por qué habría de trabajar. Por supuesto, la mayoría escoge hacerlo, pero otra parte importante incurre en el acto de corrupción, en el que participa el médico que autoriza la incapacitación.

Japdeva con más incapacidades. Japdeva es el campeón de las incapacidades. En promedio, cada trabajador que se incapacitó recibió en promedio 29 días para su recuperación. Le sigue el MEP con 20,7 días y la Corte Suprema de Justicia con una cifra similar ¿Cuál será el tiempo efectivo de trabajo, excluidas vacaciones, huelgas, ausencias parciales, etc, en estas instituciones?

CCSS impondrá tope a las incapacidades. En breve, la Caja restringirá y estandarizará los días máximos por incapacidad, según patología. Existe ya una lista de 28 patologías para las cuales hay una norma (máximo de días). Se trata así de cerrar portillos a los abusos que se fraguan entre médicos y funcionarios irresponsables. Situaciones de excepción seguirán procedimientos y controles de excepción. La incapacidad para hospitalización solo la podrá autorizar el especialista respectivo. Un residente (estudiante de una especialidad) no podrá autorizar una incapacidad. Igualmente tendrá carácter obligatorio pasar por la Comisión Calificadora del Estado de Invalidez cuando una comisión local así lo recomiende. Este mecanismo de control evitará casos como el del MEP en que 400 funcionarios llevan 6 años sin laborar y se les ha pagado ¢9500 por ello.

Sintrajap amenaza: no habrá paz en los muelles hasta que renuncia el presidente de JAPDEVA. Son las declaraciones del Secretario General del Sindicato Ronaldo Blear. Las medidas de paro serán tomadas en reunión de Junta Directiva que se celebraría el día martes 18. La intención es paralizar la operación de los muelles de Moín y de Limón en distintos departamentos y posteriormente aumentar el cese de laboras en otras áreas ¿Se seguirá repitiendo este patrón de conducta que genera enormes costos al usuario de los puertos? ¿Cambiará a un modelo de trabajo más productivo? ¿Lo auspiciará el sindicato?

¿Cambio de modelo de gestión de personal en el sector público? Hay conciencia de la necesidad de hacer cambios profundos en el régimen de gestión de personal público. Son muchas las irregularidades y mayores los daños que se hacen a nuestro desarrollo, particularmente severos para los sectores más desfavorecidos y los pobres. Ellas nacen, principalmente, de la relativa inmunidad del funcionario público, protegido por una inamovilidad de hecho. Bien conocido es la complejidad del debido proceso, que resulta en suspensiones con goce de sueldo que pueden durar años. Dada la importancia del servicio público, que interviene en la mayoría de las actividades del ciudadano, es la sociedad la que paga por esta impunidad. Y también por los abusos extremos que se han dado con las incapacidades. La reforma institucional es urgente y, afortunadamente, parece constituir una de las principales prioridades de las distintas tendencias  políticas, aunque el neoestatismo constituye una incoherencia en algunas agrupaciones.