Aprobado nuevo programa de Español para el Primer Ciclo de primaria

IMG_1005.JPG

Una transformación radical de los programas de Español de Primer Ciclo de la Educación General Básica –que comprende primero, segundo y tercer grados– fue aprobada la noche del lunes por el Consejo Superior de Educación con particular énfasis en el aprendizaje de la lecto-escritura.

 Según explicó Leonardo Garnier, ministro de Educación Pública, nuestros estudiantes no saben leer y escribir bien. “Lo vemos en las pruebas diagnósticas de sexto y noveno año; lo vemos cuando llegan a las universidades y lo vemos en los resultados de las pruebas PISA: apenas una quinta parte de nuestros estudiantes de sexto grado poseen las habilidades lingüísticas esperadas para su nivel; el 67% de nuestros jóvenes posee apenas un dominio básico de lectura y, además, muestran dificultades para responder preguntas que requieran mayor análisis e interpretación. Sin duda, una de las áreas críticas de nuestra educación es la del Español”, argumentó el jerarca.

 Por eso, agregó, una primera reforma fue la introducción de la enseñanza de la Lógica en los programas de Español de Secundaria con el objetivo de que nuestros estudiantes aprendan a distinguir argumentos válidos e inválidos, fortaleciendo así su capacidad comunicativa. En esa misma línea, dijo, hemos aplicado la metodología “Piensa en Arte” en el segundo ciclo de Primaria para desarrollar, a partir de la observación de obras de arte, la capacidad argumentativa de nuestros niños.

 Según Garnier, mientras que el lenguaje oral se adquiere en forma prácticamente natural, el escrito es producto de una larga evolución cultural y su aprendizaje requiere de un proceso sistemático y bien planificado.

 Eso significa, apuntó, llevar a los niños desde el lenguaje oral que ya manejan, hacia el desarrollo de su conciencia fonológica que facilite el descubrimiento del sistema que transforma los sonidos en los símbolos del lenguaje escrito, permitiéndoles decodificar este lenguaje, hacerlo en forma cada vez más fluida y comprender plenamente su significado.

 Así, el nuevo programa plantea el desarrollo sistemático de las cuatro áreas comunicativas de la enseñanza del Español: comprensión oral, expresión oral, lectura y escritura.  

 La reforma, apuntó Garnier, fue diseñada con base en la mejor evidencia científica y en la experiencia de los países que han sido más exitosos en promover los procesos de aprendizaje de la lectoescritura. En el proceso participaron asesoras nacionales y regionales de español, evaluación y preescolar, así como y docentes de español y preescolar en consulta con diversos especialistas nacionales e internacionales.

 La capacitación en el nuevo programa involucrará a unos 1.300 docentes de todo el país e iniciará luego de las vacaciones de medio periodo, en julio próximo.