Actividad económica de Costa Rica crece a dos ritmos diferentes

 

Las fórmulas para el cabello surgieron de la necesidad de una de las hijas de la familia, Laura Arce, quien ingenió un producto para peinar sus rizos; y las cremas para la piel nacieron como una opción para cuidar la piel de su mamá, tras un tratamiento de cáncer de mama.

Inés Aita, una de las propietarias de este negocio, contó ayer que este año las ventas de esta empresa andan bien, no han crecido tanto como el año pasado, pero tampoco han bajado.

Algo similar ha sucedido a la economía del país, que, aunque crece, lo hace a un ritmo menor que el año pasado.

Además, la industria en la que participa Cosméticos Laita es parte de las empresas que no pertenecen al Régimen de Zona Franca, donde el crecimiento en abril fue de 2% respecto al mismo mes del año anterior, según los datos del índice mensual de la actividad económica (IMAE), que publicó ayer el Banco Central.

Eso contrasta con el mejor resultado si se incluyen las firmas en zona franca, donde la actividad aumentó un 3,08% en abril, respecto al mismo mes del 2012.

El IMAE procura reflejar los cambios en la cantidad física de bienes y servicios producidos por las empresas.

Pedro Morales, asesor de la Cámara de Industrias, explicó que dentro del sector de zona franca también hay una dualidad: el sector de componentes electrónicos aumenta a un ritmo mayor que el resto.

¿Por qué un crecimiento dual? Álvaro Valverde, director ejecutivo de la Asociación de Empresas de Zonas Francas de Costa Rica, explicó que las empresas de ese sector han crecido más que el resto de compañías porque tienen la ventaja de que la gran mayoría están vinculadas a cadenas globales de valor, donde realizan procesos cada vez más sofisticados.

“Este arraigo mundial las hace menos vulnerables a las condiciones del mercado nacional, mismo que (sic) se ha visto afectado por las condiciones de las actividades de comercio internacional, especialmente las empresas exportadoras costarricenses de productos finales cuyo destino es, o ha sido, el mercado de los Estados Unidos y Europa, ambos con crisis económicas fuertes”, comentó Valverde.

Por su parte, según refleja el IMAE, los sectores que venden más en el mercado local, como comercio, hoteles y construcción muestran una desaceleración.

“En el caso del comercio, este se encuentra creciendo a tasas menores y se está viendo afectado por los menores niveles de actividad económica y la menor confianza de los consumidores”, comentó Francisco Llobet, presidente de la Cámara de Comercio.

Para este año, el Banco Central espera un crecimiento de 4% y según el presidente de la entidad, Rodrigo Bolaños, en la segunda parte del año prevén un aceleramiento en la actividad económica.

Tomado de:  http://www.nacion.com