Respiro a su bolsillo

 

Después de tres meses consecutivos de superar el 6% de incremento, los precios de los bienes y servicios más consumidos volvieron a índices reducidos en mayo, alcanzando su nivel más bajo de todo el año.

Durante los últimos meses, la relativa estabilidad en el nivel de precios —medida que se usa para la inflación— se vio empujada hacia arriba por el alza de los bienes regulados como la electricidad y el agua.
Sin embargo, para mayo, estos subieron menos del 1% con respecto al mes previo, factor que permite darle un respiro a su bolsillo.
“Los efectos del alza en los bienes regulados vinieron a alterar el escenario de estabilidad en los precios, pero podríamos esperar una baja para los próximos meses producto de la directriz presidencial”, comentó Walter Chinchilla, economista de Pymeconomía, quien se refirió a la presión que se ha ejercido desde el Ejecutivo para bajar las tarifas de los servicios que proporciona el Estado.
Otros factores que influyeron en el menor aumento de precios, fueron la baja en las tasas de interés de los bancos, menor presión por el crédito y el leve crecimiento en la economía.
“Además, cabe destacar que los ajustes en las tarifas de los bienes regulados no se realizan todos los meses y que además los precios de las materias primas internacionales y del combustible han sido menores, lo que permitido que la inflación vuelva al rango meta del Central”, señaló Carlos Arguedas, economista de la UNA.
Para los próximos 12 meses, las expectativas de inflación se mantienen en el 6,4%, superando el límite de 6% definido por el Banco Central y mostrando con ello una desconfianza de los consumidores de que esta baja de mayo sea permanente. Estas expectativas de los usuarios, además, incluyen el alza ya registrada en las tarifas.
“Es probable que el Central cumpla su meta al final del año, que se ubique entre el 5% y el 6%, lo cual no es malo, pero supera los buenos resultados del año anterior”, agregó Chinchilla.

 

Tomado de:  https://www.larepublica.net