Sindicato de Recope defiende refinería

parasitrapquiaEl Sindicato de Trabajadores Petroleros, Químicos y Afines (Sitrapequia) defiende a capa y espada la construcción de la nueva refinería pretendida por la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) y cuyo costo rondaría los $1.299 millones. La misma sería edificada por la China Petroleum Engineering and Construction Corporation (CPECC), de aprobarse la propuesta presentada por dicha compañía la semana pasada.
A través de un manifiesto enviado a los diputados, Sitrapequia sostiene que desde 1992 se comenzó una lucha por ampliación y modernización de la refinería, esto ante el crecimiento acelerado de la demanda de combustibles y de las dificultades de Recope para satisfacerla, por motivos como el no aprovechamiento al máximo de las instalaciones de la refinería, al tiempo que tampoco se efectuaron las inversiones que en su momento se requirieron.
Al no contar con la obra, el país ha tenido que comprar productos terminados más caros, cuyos precios han sido marcados por la inestabilidad geopolítica, lo que repercute en los precios nacionales, los cuales, según Sitrapequia no son determinados por Recope.
“Consideramos que existe una decisión país de no realizar ni exploraciones ni explotaciones de hidrocarburos, incluido el gas natural, estamos en una encrucijada: O se construye la refinería o nos subordinamos a la especulación del mercado internacional de productos terminados, controlado por las grandes transnacionales y otros intereses particulares”, detalla el documento enviado al primer poder de la República el 23 de mayo anterior.

AUMENTARÍA DESEMPLEO

Otra de las preocupaciones externadas por Sitrapequia  es que de no construirse la  nueva refinería, dejaría sin empleo a 700 personas, pues según informaron en su momento la autoridades de la entidad, se requerirá esa cantidad de recurso humano adicional para la operación de la obra.
Para los trabajadores petroleros el efecto negativo sería más fuerte que el ocasionado por el cierre del ferrocarril en 1995.
“(…) el proyecto de la nueva refinería es un emprendimiento de alta conversión tecnológica, que ofrece una oportunidad excepcional para que técnicos y profesionales de Limón y el resto del país tengan acceso a excelentes fuentes de trabajo y desarrollen plenamente el potencial para el cual están siendo preparados (…).
(…) el  tema de la nueva refinería no puede analizarse, como lo hacen algunos, desde la única perspectiva de la rentabilidad, ni puede prevalecer como la única consideración a la hora de tomar la decisión sobre el proyecto. Aquí se trata de sopesar la seguridad del abastecimiento, la calidad de los productos y precios razonables que pueda fijar el país alejado de la especulación internacional”, añade el documento.