CIENTOS CAMINARON PARA DECIRLE NO AL FUMADO

• La ruta de 4 kilómetros fue entre el IAFA y la CCSS

NAC4-1-CAMINATA-FUMADO-CCSS-IAFAFumadores y no fumadores marcharon este domingo por las calles josefinas alzando la voz y decirle una vez más y de forma rotunda NO al fumado (Foto: Alejandro Delgado, cortesía).Cientos de personas salieron ayer desde muy temprano a las calles capitalinas para a través de una caminata decirle “No al Fumado”, un mal que aumenta cada vez más la incidencia de enfermedades cardiovasculares y de cáncer, las cuales producen el 50% de los fallecimientos cada año en Costa Rica.

La caminata tuvo un recorrido de 4 kilómetros, saliendo de las instalaciones del Instituto de Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) en Montes de Oca y concluyendo en el bulevar de la Avenida Cuarta, detrás de las Oficinas Centrales de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), junto al Parque de las Garantías Sociales.

Entre quienes participaron se encontraban pacientes que tratan de dejar este mortal vicio, exfumadores, niños del CEN-Cinai y demás personas con carteles manifestando lo dañino que es el tabaco para la salud de la población. Por su parte, también fueron parte del movimiento la presidenta ejecutiva de la CCSS, Dra. Ileana Balmaceda, la viceministra de Salud, Dr. Sissy Castillo, y la directora del IAFA, Dra. Patricia Orozco, quienes enfatizaron en la necesitad de que los ticos eviten esta adicción que pone en riesgo tanto a los que fuman, como a los que no lo hacen, pero respiran el humo finalmente.

Según el Dr. Manuel Soto, jefe de Neumología del Hospital Nacional de Niños, “quienes se exponen al humo del cigarrillo corren más riesgos de padecer bronquitis, infecciones de oído y sufrir de ataques de asma más fuertes, los pacientes asmáticos deben evitar el contacto con personas fumadoras con el fin de reducir las exacerbaciones de la enfermedad”.

El galeno añadió que “lastimosamente un 30% de los niños con asma conviven con una persona que tiene esta adicción, del grupo de adultos jóvenes que tiene entre 17 y 25 años, fuman más que los no asmáticos y un 27% de personas hospitalizadas con problemas asmáticos reconocieron que viven con un fumador”.

Millones que se podrían ahorrar

Datos de la CCSS, indican que anualmente la entidad destina unos ¢90 mil millones en la atención de pacientes con enfermedades relacionadas con el tabaco, como el cáncer de pulmón y otros tipos de tumores malignos, ataques cardiacos, derrames cerebrales o accidentes vasculares cerebrales, enfisema de pulmón, osteoporosis o debilidad en los huesos, manchas en los dientes y otros problemas como riesgos en las embarazadas fumadoras de que el bebé nazca con problemas de salud, esto afectaría a largo plazo el crecimiento y el desarrollo intelectual del niño, o bien podría provocar abortos espontáneos.

Tomado de:  http://www.prensalibre.cr