Gobierno espera pronta aprobación de convenio que favorece a personal doméstico

gobierno_domesticas_convenioSan José.- La presidenta de la República, Laura Chinchilla Miranda y el ministro de Trabajo, Olman Segura Bonilla, recibieron esta tarde a las representantes de la Asociación de Trabajadoras Domésticas (ASTRADOMES), Rosa María Acosta, Carmen Cruz y Pilar Arias.

Tanto la Presidenta como el Ministro, reiteraron el compromiso del Gobierno de impulsar el Convenio Internacional N°189 sobre trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores domésticos, hasta lograr su aprobación en segundo debate por parte de la Asamblea Legislativa. Este proyecto vendría a fortalecer los derechos del personal doméstico en el país.

El encuentro surge, luego de que los magistrados de la Sala Constitucional encontraran conforme el texto del convenio con el ordenamiento jurídico nacional.

“Contrario a lo que sucede en otros países, Costa Rica se caracteriza por contar con una legislación laboral que vela por los derechos de las y los trabajadores domésticos. Hoy, queremos impulsar la equidad salarial y las horas de trabajo. Esto se verá reforzado con la aprobación de este convenio por parte de las y los diputados de la Asamblea Legislativa” manifestó la Mandataria.

Costa Rica asumió el compromiso de ratificar el convenio durante la Reunión N°100 de la Conferencia Internacional del Trabajo, celebrada en Suiza en junio del 2011.

De acuerdo con el ministro de Trabajo, con la ratificación del convenio se busca que al personal doméstico se le garantice el goce de los mismos beneficios que el resto de trabajadores.

“Los empleadores deberían garantizar derechos fundamentales como la libertad de asociación, el reconocimiento a la negociación colectiva, la eliminación del trabajo forzoso y la eliminación del trabajo infantil. Además de asegurar a su personal doméstico ante la Caja, ya que sólo se registran 12.400 trabajadores domésticas aseguradas y estoy seguro que el número es mayor en el país”, aseguró el Jerarca.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los países que ratifiquen el convenio deberán velar por que se acaten las normas establecidas en el convenio evitando cualquier forma de abuso, acoso y violencia hacia las y los trabajadores domésticos.

Con el convenio también se establece el pago de un salario mínimo en efectivo, el derecho a un entorno de trabajo seguro y saludable, condiciones de igualdad en relación con los trabajadores en general.