Historia de la cultura estadounidense en una biblioteca gigante en línea

Washington (AFP).- Cuatro años y medio después que Europa, Estados Unidos se apresta a dar acceso online a su cultura e historia, con un prototipo de biblioteca digital que ofrecerá una solución diferente a la de Google para encontrar este patrimonio en internet.

DPLASegún su director, Dan Cohen, la Biblioteca Pública Digital de Estados Unidos (DPLA por su sigla en inglés) es “el mayor proyecto histórico digital de todos los tiempos”.

Entre los primeros documentos que estarán disponibles a partir del jueves, los los visitantes podrán ver cartas firmadas por el primer presidente estadounidense George Washington, una copia de la Declaración de Independencia de la mano de su principal autor Thomas Jefferson, o imágenes de Abraham Lincoln, otro célebre presidente.

“Reunimos lo mejor de los archivos y museos de Estados Unidos y lo facilitamos a los educadores, universitarios, periodistas y otros”, dijo Cohen.

Con la dirección dp.la, la DPLA fue creada bajo el impulso del Centro Berkman para Internet y la sociedad de la Universidad de Harvard.

Se inspira en el modelo de la Europeana, la biblioteca en línea europea abierta a fines de 2008, con la que por otra parte podrá cooperar.

Ambas bibliotecas tienen un proyecto común para contar la historia de los emigrantes europeos a Estados Unidos entre los siglos XIX y XX a través de fotografías, manuscritos y otros documentos.

La biblioteca estadounidense va a arrancar con un catálogo de dos millones de documentos, con versiones digitalizadas de fotos, libros, manuscritos y otros objetos del prestigioso Instituto Smithsonian o de museos, bibliotecas y otras instituciones históricas a lo largo del país.

“Mucho más completo” que Google Books

Este volumen es similar al de Eurropeana en su lanzamiento, ya que luego aumentó su número de documentos a más de 22 millones.

El gigante de internet Google lanzó por su parte en 2004 una gigantesca biblioteca digital, Google Books, con la digitalización de millones de libros, no sin levantar polémica sobre todo en lo que respecta a los derechos de autor.

Cohen aseguró que la DPLA será al cabo “mucho más completa” que Google Books, “con todo un abanico de materiales, incluyendo música, fotografías, todo tipo de artes, de manuscritos”.

Además, va a “explorar modelos de préstamo en línea de obras todavía protegidas por los derechos de autor”, agregó.

Según Cohen, la biblioteca será “una plataforma sobre cuya base otras personas podrán construir cualquier cosa”, en particular los diseñadores de programas informáticos y los investigadores.

Estos últimos la podrán utilizar como un portal de investigación. La biblioteca les dará acceso a muchos documentos y materiales que no están disponibles para una búsqueda tradicional en internet a través de sitios como Google, como por ejemplo los documentos “que duermen en los discos duros” de sociedades históricas o de museos, subrayó Cohen.

El director del proyecto insiste en el hecho de que el contenido de la biblioteca será puesto en línea “de manera abierta y sin portal de acceso pago”.

El sitio será asimismo adaptado para consultas desde aparatos móviles, y permitirá a la gente utilizar su localización para “encontrar cosas de su zona” o por ejemplo, saber “cómo era la ciudad de Nueva York en los años 1840”, dijo.