Presidenta sembró árbol de Espavel como homenaje al Papa Francisco

San José.- Con un árbol de Espavel, que la Mandataria sembró en el INBioparque la mañana del domingo 17 de marzo, el Gobierno de Costa Rica le desea al nuevo líder de la Iglesia Católica, un pontificado que le permita proyectar el amor por la paz, la solidaridad y la naturaleza, proferido por el papa Francisco, desde el momento mismo en que adoptó el nombre inspirado en San Francisco de Asís.

“El Espavel es un árbol que crece siempre derecho, hacia arriba, esbelto, caracterizado por una gran altura que lo destaca en el bosque frente a otras especies. Es un árbol que conserva a lo largo de todo el año su follaje verde, amplio y acogedor para con la flora y la fauna que le rodea. Le deseamos al papa Francisco, un pontificado que pueda seguir proyectando una sombra generosa, que transmita esos sentimientos y deseos de paz, amor y solidaridad a toda la humanidad”, destacó la Gobernante.

La presidenta Laura Chinchilla con Mons. Pierre Nguyên Van Tot, Nuncio Apostólico, sembrando el árbol en honor al Papa Francisco. Foto Prensa Caspres

La presidenta Laura Chinchilla con Mons. Pierre Nguyên Van Tot, Nuncio Apostólico, sembrando el árbol en honor al Papa Francisco. Foto Prensa Caspres

La Presidenta Chinchilla señaló que hay una estrecha semejanza entre lo que el papa ha expresado en las primeras horas de su pontificado y los valores por los que Costa Rica ha luchado, enraizados en el desarrollo de la historia nacional, la construcción de nuestras instituciones y en la idiosincrasia, del pueblo costarricense.

La razón, explicó la Mandataria, es que la paz ha sido un valor esencial de nuestro país, y que ser la única nación en el mundo que renunció al ejército lo reafirma. Agregó que la solidaridad ha estado presente en las políticas sociales, como por ejemplo el acceso universal a la salud y la educación.

El Instituto Nacional de Biodiversidad (INBioparque) fue escogido por la Presidenta de la República, para sembrar el Espavel de regalo al papa Francisco, por el histórico premio “Cántico a Todas las Criaturas” del Centro Franciscano de Estudios Ambientales, que recibió en 1991, de manos Juan Pablo II por su labor de “exaltar y poner en evidencia la obra del creador”, según explicó en aquel entonces el mismo papa.

El Espavel es científicamente conocido como Anacardium excelsum. Le llaman el rey de los bosques siempre verdes, y es una especie de enorme importancia para la vida silvestre, pues sus frutos alimentan a muchas especies que habitan por los ríos donde estos árboles se desarrollan.

Como árbol es muy notable pues tiene un tronco muy recto y alcanza gran tamaño, con alturas de hasta 50 metros, así que a menudo se puede distinguir a la distancia por su copa que emerge sobre el bosque a su alrededor.