Latinoamérica sin Chávez

Gloria Álvarez Desanti, PhD.
Hugo Chávez fue un excelente estratega político, un líder carismático que llegó democráticamente al poder en 1999 con posterioridad a su fallido golpe de estado de 1992.  Se caracterizó por sus duras críticas a Washington y al sistema capitalista. Se autodenominaba socialista del siglo XXI. Promovió la Revolución Bolivariana en su país e inició una revolución de izquierda en América Latina que cambió la geopolítica de la región. Apoyó los gobiernos de Bolivia, Ecuador, Brasil, Argentina, Nicaragua y Cuba, lo cual fue posible gracias a la bonanza del precio de petróleo cuyo precio llegó a aumentar 14 veces durante su gestión ($10 por barril en 1999 a $145 en 2008). El petróleo se convirtió en su mercancía política, lo que le permitió colocar a Venezuela en una posición ideológica estratégica. El país más beneficiado económicamente fue Cuba con un subsidio petrolero de 3 a 4 miles de millones de dólares anuales. Una de las grandes interrogaciones es si esta ayuda continuará. En  su momento Chávez  señaló que “hemos venido dando todas las batallas políticas, económicas y sociales… en Venezuela se desató la primera revolución del siglo XXI… ha tenido impactos en América Latina, en el Caribe y más allá… es el proceso de alianzas estratégicas… en el Mercosur con China, con Rusia, el ALBA, la CELAC”.
Internamente es un enigma si su sucesor será capaz de aglutinar la popularidad que gozaba el Caudillo. El país cuenta con un alto índice de homicidios a nivel mundial.  De ahí que mantener la población unida, es una necesidad para evitar brotes de violencia. El descontento popular puede crecer debido a que el gran déficit fiscal no permita a su sucesor continuar con las políticas populistas y al surgimiento de los boli-burgueses. Chávez, a través de su discurso, infundió el odio entre las clases sociales.  Recordemos que Chávez militarizó Venezuela, se dice que hay 25.000 milicianos, lo que podría convertirse en arma de doble filo. Hugo Chávez dijo en Cadena Nacional el 8 de diciembre de 2012: “Si en algo debo insistir en este nuevo escenario… es en fortalecer la unidad nacional, la unidad de todas las fuerzas populares, la unidad de todas las fuerzas revolucionarias, la unidad de todas las Fuerzas Armadas…Unidad, unidad y más unidad…  El Partido Socialista Unido de Venezuela, los partidos aliados, el gran Polo Patriótico, las corrientes populares revolucionarias, las corrientes nacionalistas… Decía Bolívar: “Unámonos o la anarquía nos devorará…”.
Esperamos que se respete el marco jurídico y los derechos humanos en esta coyuntura política y social que vive hoy día la República Bolivariana de Venezuela.
No sabemos cuáles serán las repercusiones que traerá la muerte de Chaves a su proyecto del ALBA, así como a los otros proyectos que impulsó para la integración “más solidaria” de los países latinoamericanos como Petrocaribe, Petrosur, Telesur, Celac, y el Banco del Sur. Creemos que internacionalmente, se abre una posibilidad a Brasil para asumir el liderazgo latinoamericano ya que Cristina Fernández y Rafael Correa no cuentan con el liderazgo económico y político que esto requiere.