Cor-ticos… sobre la muerte de Chaves

noticortosChaves era un hombre inusual, cuya muerte produce impactos inusuales. Muchos venezolanos los aman y muchos lo desprecian. Algo similar ocurre en el exterior de ese país suramericano, aunque su popularidad se centra en los grupos de izquierda radical ¿Qué representa Chaves para unos  y para otros?

Pobreza: Chaves nos ha enviado un mensaje importante. La democracia, esencial en lo político, no es sustentable si no atiende el bienestar de las mayorías y especialmente si no resuelve del problema de la pobreza. Esta sigue siendo la principal deuda de los regímenes democráticos, aún aquellos que, como el nuestro han hecho un progreso notable. La política, en décadas recientes, ha privilegiado las libertades civiles y los derechos humanos, pero han puesto en un plano secundario de importancia el bienestar material de las poblaciones. En contraste,  las masas empobrecidas privilegian el bienestar material porque en miseria, poco sentido tienen los derechos civiles. En la medida que ambas posiciones se alejan, el entorno social será más conflictivo e incierto para todos.

Sostenibilidad: no se necesitan indicadores para medir el impacto de las medidas de Chaves a favor de los más pobres. Basta con ver el respaldo masivo que la población le brinda. Sin embargo, la política de Chaves es claramente asistencialista, pan para hoy y hambre para mañana. Esto ya es una realidad que asoma, en la creciente escasez de bienes básicos. Por supuesto, Chaves tenía los recursos, petrodólares, para pagar el asistencialismo. El problema es que no lo puede sostener en el largo plazo. Además, genera una dependencia que deteriora el espíritu creativo y productivo de la población, que tarde o temprano tendrá que aportar más en un entorno global competitivo. Lo que se agrava con la migración de su mejor recurso humano, que enriquece a países extraños y empobrece al propio.

Desarrollo: Venezuela sigue siendo en muchos sentidos un país pobre. Cierto, tiene recursos petroleros casi inagotables. Pero pierde cada vez más el recurso humano calificado para explotarlo, que gana Colombia. Por otra parte, Chaves (que es el gobierno), con su política anti-empresa privada, viene reduciendo rápidamente la capacidad productiva de Venezuela. Los productos básicos son hoy importados de una variedad de países, especialmente Colombia. En materia económica, ha devaluado (empobrecimiento) en un 30% la moneda local con respecto al dólar americano. La capacidad de producción de petróleo se ha reducido notablemente, mientras su cliente principal, China, parece perder interés en su relación con Venezuela y difícilmente canalizará unos $30 mil millones requeridos en los próximos años para renovar la industria petrolera. Mientras tanto la competencia genera amenazas: EE UU será independiente y además una potencia petrolera para el 2017, mientras Colombia, favorecida por el recurso humano Venezolano, aumenta su presencia en el mercado.

Democracia: quienes hablan de dictadura en democracia, deberían mirar con mucho cuidado lo que está pasando en países como Venezuela. Chaves ganó las últimas elecciones por una contundente mayoría. La votación y el conteo de votos fueron correctos y expeditos. Sin embargo, en Venezuela no es posible, en las circunstancias actuales, un proceso electoral limpio, por varias razones: primero, el ejército abandonó su lealtad con el Estado y explícitamente apoya a Chaves; segundo, Chaves ha instalado medios de comunicación (tv y radio) en la mayorías de las comunidades para librar una campaña ideológica permanente, apoyados por sistemas educativos y de salud dominados por cubanos comprometidos con el modelo chavista; tercero, Chaves tiene el control de la totalidad de los recursos del Estado y los emplea a discreción, sin controles de ninguna naturaleza. Este poder absoluto hizo que la actual legislatura sea dominada por sus partidarios, a pesar de que la oposición ganó las elecciones.

Socios: Nicaragua es un país con notables carencias de su desarrollo. Sus principales fuentes de ingreso, carne, café y minería, son insuficientes para impulsar un cambio cualitativo importante aún en el largo plazo. Tiene una fuerte dependencia en el petróleo que le proporciona Venezuela y en unos $500 millones que maneja a discreción la familia Ortega y sus asociados cercanos. Sin embargo, la mayor dependencia la tiene Cuba, país en el que el 40% de sus ingresos provienen de Venezuela.

Costa Rica: aparentemente no nos afecta la desaparición de Chaves, a menos que las circunstancias económicas en su relación con Cuba y Nicaragua cambien. Con el primer país porque, si la inyección de $500 millones se anulara o disminuyera, la pobreza aumentaría, impulsando una mayor migración hacia nuestro país. Si algo similar ocurriera con Cuba, es posible que este país tenga que abrirse a EE UU para impulsar un flujo turístico desde Miami y subsanar con ello la pérdida de fondos que hoy recibe de Venezuela. Eso implicaría un merma del turismo americano a nuestro país, que apenas empieza a recuperarse en este sector.

Es de presumir que el chavismo seguirá sin Chaves. Un alto jerarca militar ha dicho en estos días que el ejército debe garantizar la elección de Maduro porque esa es la voluntad de Chaves. El mismo modelo, sin el liderazgo de Chaves,  podría, en el corto plazo, fortalecer la posibilidad de un cambio en las preferencias electorales. En todo caso, la economía venezolana da muestras de  agotamiento, que podría obligar al Gobierno a realizar ajustes que podrían afectar las relaciones exteriores sustentadas en los petrodólares. Si ello ocurre, algunos de los riesgos mencionados podrían ser una realidad.