Presidentes de Centroamérica reconocen lucha de jóvenes contra la violencia

San José.- Este miércoles, la presidenta dela República,Laura ChinchillaMiranda, los mandatarios de Panamá, Ricardo Martinelli y Honduras, Porfirio Lobo, compartieron las preocupaciones de 40 jóvenes participantes del II Foro “Jóvenes contra la violencia” de todos los países de Centroamérica.

En el marco dela Cumbrede Presidentes,  muchachos de toda Centroamérica se reunieron en el país con el fin de socializar las recomendaciones dela Política Centroamericanade Prevención dela Violencia, elaborada por el Movimiento Centroamericano de Jóvenes contra este mal.

La presidentaLaura Chinchilladestacó la convergencia de propuestas para acabar con la violencia e inseguridad en los respectivos países.

Chinchilla comentó que el tema de seguridad y combate a la criminalidad es el gran tema para la región, razón por la cual, los gobiernos invierten gran cantidad de recursos en debates, políticas públicas y muchos otros esfuerzos.

“Hoy tenemos una mejor Centroamérica que la de los años de la guerra, hay tareas pendientes, pero también avances y evolución, ya estamos teniendo resultados favorables en materia de violencia y seguridad, ya Centroamérica está demostrando con hechos concretos que sí se pueden enfrentar y derrotar la violencia y la criminalidad, ya ustedes encuentran experiencias nacionales que así lo están reportando”,  enfatizóla Mandataria.

Agregó,  “Costa Rica cuenta con tres años consecutivos de caída en  indicadores de delitos violentos, en índices de victimización y en sensación de inseguridad, pero además, el presidente Martinelli ha señalado lo mismo con respecto a Panamá, en el caso de El Salvador es más que evidente la caída en la taza de homicidios y es muy probable que si buscamos en las estadísticas de otros países veamos que se reporta una mejora, eso quiere decir que hay programas que están incidiendo positivamente”.

En la cita, los jóvenes  hicieron entrega a los gobernantes de un documento con recomendaciones para combatir los problemas que aquejan a los países de la región.