De gacetas pioneras, facturas y ahorros

Recuerdo una conversación con la encargada de luchar contra la tramitología obtusa, coordinadora de un pequeño departamento en el MEIC. Ella me decía que el ideal era la digitalización de tales transacciones y procesos, el gran “pero” era siempre el costo de la tecnología. Y es que ese es un “pero” ficticio, la peor de las falacias, la excusa que ya no debe aceptarse.

Anteriormente escribí sobre la buena noticia del paso hacia la Gaceta Digital  pero ahora en un reportaje de La Nación se dan más detalles que es necesario resaltar. Don Jorge Luis Vargas, director general de la imprenta, abre una columna del artículo con una frase aleccionadora: “Hacia ahí vamos todos, más bien nos cogió tarde”. Y es que no se puede razonar con los hechos: la medida va a causar un ahorro de más de 700 millones de colones al año. ¿Cuánto podrá ahorrarse si los procesos de muchas entidades se digitalizan? Es cuestión de hacer los números, y el famoso costo de tecnología se convierte en una mínima inversión. ¿Riesgos? Sí, el desarrollo de sistemas lastimosamente no ha salido con buena nota si tomamos en cuenta tantas noticias de software y consultorías millonarias que no dieron resultado. Pero eso es por pobre administración y por contratar a profesionales que no eran los mejores. ¿Debe supervisarse eso? Definitivamente y sobre eso hay ya propuestas, pero las mencionaremos en otros artículos.

Además de tales noticias, en esa misma columna nos adelantan la apertura de un portal transaccional. Eso es lo mínimo esperable. Toda institución del estado debe tener al menos presencia web transaccional. Con la firma digital no hay ningún impedimento.

¿Pioneros? La misma columna nos da otro alegrón: somos los primeros en Latinoamérica en publicar su Gaceta en forma digital, seguidos de México. Y aun así estamos rezagados, pero vamos hacia adelante.

Hoy también nos encontramos con el refrescamiento de una noticia vieja: la factura digital será obligatoria en el segundo semestre del año (http://www.nacion.com/2013-02-09/Economia/factura-digital-sera-obligatoria-en-segundo-semestre-del-ano.aspx). ¿Beneficio? Es inmenso en control de tributos, más la reducción de tramitología (¡nada de llevar facturas en papel a timbrarse!). Pero la implementación de la factura electrónica, lastimosamente, deberá su éxito no solo a la obligación para el que factura, sino en convencer a los que adquirimos servicios de solicitarla. Lastimosamente, se debe recurrir a concursos y otros incentivos para que el usuario cumpla con su deber de pedir factura y así ayudar en el control fiscal. Si no lo hacemos, de nada sirve y seguirá sobre nuestras espaldas la carga tributaria.