Pacto por Costa Rica

Por Federico Ruiz W. & Daniel Calvo S. / Politólogos
Coordinadores de la iniciativa “Pacto por Costa Rica”

Artículo publicado en www.danielcalvo.com

El devenir del tiempo en política siempre es aleccionador.

Los años, lustros y décadas nunca pasan en vano, pero depende únicamente de nosotros no tropezar siempre con los mismos obstáculos.

En el pasado, varias veces hemos sido testigos de cómo importantes esfuerzos de diagnóstico y discusión de propuestas para devolverle funcionalidad al Estado no han podido superar el carácter efímero de lo mediático, y ante el desamparo e indolencia de la ciudadanía, la clase política no se ha sentido lo suficientemente presionada como para adoptar varias de las reformas planteadas, permitiéndoseles, como dice el adagio, seguir, una vez más, “pateando la bola hacia adelante”.

Para no repetir errores del pasado, es necesario trascender la esfera estrictamente gubernamental y utilizar la coyuntura del debate de las propuestas del grupo de expertos o notables, para hacer una llamado a todos los sectores del país a que tomen posición sobre la construcción del Estado que necesitamos.

Lo anterior no implica que no se pueda disentir, pero sí que en caso hacerlo se deba plantear e impulsar por iniciativa propia otras reformas.

Es válido criticar siempre y cuando se aporten nuevos insumos al debate y se permita esa dinámica. Lo peor que pudiera pasar es convertir este esfuerzo en un debate eterno que nuevamente no llegue a soluciones concretas.

Por ello, bajo las condiciones de rechazar el inmovilismo y promover la discusión sería, orientada a la transformación del país, varias personas hemos decidido lanzar la iniciativa ciudadana para fortalacer la gobernabilidad democrática, denominada “Pacto por Costa Rica”.
Este esfuerzo colectivo lo hemos decidido adoptar siguiendo la propuesta de uno de los notables: don Constantino Urcuyo.

El experto ha señalado que, si deseamos impulsar grandes cambios, debemos avanzar hacia la firma de un “Pacto por Costa Rica”, por parte de los líderes políticos más reconocidos del país, en el que se comprometan en un plazo corto, a adoptar las reformas necesarias para mejorar la institucionalidad y gobernabilidad.

El Informes de los Notables debe servir como base para las reformas concretas, propiciando la negociación entre las diversas fuerzas políticas, debido a que los principios expuestos en él son los que dan sentido a un nuevo modelo de Estado.

En caso de que un consenso no fuera posible en un plazo corto, debemos exigir que por los menos se deje decidir a la mayoría sobre los cambios requeridos, sin recurrir a táctivas obstruccionistas.

Es imprescindible que tanto políticos como el resto de la sociedad, tengan un mínimo de confianza en que aquellos otros que sostienen posiciones distintas a las propias, lo hacen pensando, también, en lo mejor para el país.

Solo teniendo como punto de partida que los decisores actuán de buena fé, procurando el mejor modelo para Costa Rica, es que este proceso transformador podrá llevarse a cabo.